Unos 700 provendrían de ONO y 500, de la británica

Vodafone ultima un ERE de 1.200 trabajadores tras la compra de ONO

La multinacional británica Vodafone ultima, un año después de haber adquirido ONO, un ERE por el que podría despedir a unos 1.200 empleados debido principalmente a duplicidades de funciones en algunos departamentos.

Vodafone anunciará en julio un ERE de 1.200 trabajadoresImagen: Europa Press
  • linkedin
  • google+

El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Vodafone, según comentó su propio consejero delegado, Antonio Coimbra, no tiene cifras ni fechas exactas Por ello, considera que hablar de esta posibilidad “no pasan de ser meras especulaciones”. Con todo, ha trascendido que este expediente afectaría a unos 1.200 trabajadores, de los que alrededor de 700 pertenecerían a ONO y unos 500 a la multinacional británica.

De todas formas, en el mes de junio se celebrarán elecciones sindicales en la compañía y, una vez elegidos los nuevos representantes de los trabajadores, se comenzará a negociar para ajustar cifras y fechas y se iniciará el proceso de despidos. Además, está previsto crear un acuerdo sobre las condiciones laborales de ambas compañías, que supondrán la antesala de un convenio colectivo único para ONO y Vodafone.

Lo que parece que sí está bastante concretado, según distintas fuentes, es el proceso de puesta en marcha de ERE, que se establecerá en dos fases:

1-Posibilidad de los trabajadores afectados de acogerse a una salida voluntaria de la empresa, con bajas incentivadas.

2-Despidos forzosos, en relación a los empleados que se hayan apuntado a la primera fase.

Empleados actuales

Vodafone tenía, cuando compró ONO, unas 3.500 personas en plantilla, que con las 2.500 que absorbió con la adquisición de la telefónica española, cuenta en la actualidad con cerca de los 6.000 empleados. Con la formalización del ERE, un 20% de su personal, es decir, alrededor de 1.200 trabajadores, saldrán de la compañía.  

Los departamentos en los que la multinacional ha planeado hacer los recortes, según avanzó su consejero delegado en diciembre de 2014, serían las áreas de informática, sistemas, recursos humanos y contabilidad.