Venta de aire embotellado, un negocio real y con demanda

Gianluca Pomo, un heladero italiano afincado en Ibiza, ha decidido registrar un nuevo producto que poco tiene que ver con los helados, Gianluca vende “aire de Ibiza enlatado”.  

Venta de aire embotellado, un negocio real y con demandaVenta de aire embotellado, un negocio real y con demanda
  • linkedin
  • google+

Es cierto, existen empresas que se dedican a vender aire embotellado y que cuentan con demanda de su producto en lugares como China. Tal vez en ello se inspiró el emprendedor Gianluca Pomo, un heladero italiano afincado en Ibiza, cuando decidió registrar un nuevo producto que poco tiene que ver con los helados, Gianluca vende “aire de Ibiza enlatado”.

Tras doce años en la deseada isla, Pomo se ha decidido a registrar sus latas como negocio y avisa "se trata de un concepto, si alguien quiere abrir la lata es que no ha entendido nada"; y es que las latas no pueden abrirse, por ello, quien las consume no saca de ellas ningún beneficio, más allá del que le pueda producir saber que tiene una lata repleta de aire de este paraíso balear.

Aunque el negocio de vender aire no es nuevo, Gianluca llegó a la idea de hacerlo con aire exclusivo de Ibiza mientras navegaba con un amigo por sus aguas, ambos se pusieron a respirar, y a los pocos días, Gianluca ya estaba adquiriendo en la Red las latas y la máquina que le permite cerrarlas y que le permite garantizar que su producto es auténtico aire enlatado.

Las latas vienen acompañadas de una etiqueta con el dibujo de una carta naval de Ibiza y Formentera, y las características principales de cada una de ellas es que su peso, de 0 gramos, contienen 100% aire puro sin aditivos, hecho en España y sin gluten.

En su etiqueta se aconseja "Cierra los ojos y respira profundo, imagina azul como el color de nuestro mar, recuerda la luz sensacional de la isla, no olvides nuestra puesta de sol, da espacio a la emoción, no abandones tus sueños y vive con optimismo".

 

 

Además, junto a las latas a la venta, un cartel en varios idiomas informa sobre el concepto que hay tras “Aire de Ibiza”, un producto que está pensado como un recuerdo para regalar: "Su valor y contenido radica en el sentimiento, energía y cariño con el que se da". Vamos que como su creador afirma “hay que echarle un poco de imaginación”.

Aunque puede sonar a locura, la cosa no está funcionando nada mal ya que, tras salir a la luz, en pocas semanas el producto contaba con veinte expositores repartidos por diferentes negocios de la isla. La mayor parte de ellos tiene el producto a la venta, pero otros lo entregan como obsequio original a sus clientes. En la heladería de Gianluca, las latas “Aire de Ibiza” se pueden adquirir por un precio que va desde los 3,90 euros hasta los 5,90 euros por unidad.

La idea va funcionando para Gianluca, que pasa por alto las opiniones negativas, que las hay, y él mismo afirma que “hay gente a la que no le gusta la idea, dicen que es una gilipollez y una tomadura de pelo”, mientras continúa adelante con su negocio que pronto será accesible desde su página web, donde también se podrán adquirir su aire enlatado.

Pero el negocio de Gianluca no es pionero, Vitality Air, una empresa canadiense que vende en una estación de esquí latas llenas de aire fresco de Banff, una ciudad de las Montañas Rocosas, atiende desde finales de 2015 una gran demanda de su producto por parte de clientes chinos.

Uno de los cofundadores de Vitality Air, M. Lam, tuvo la idea de negocio cuando ofreció una bolsa con aire en eBay, que consiguió vender por 99 centavos. Y es que el norte de China a menudo está inmerso en niveles de contaminación, que incluso les han llevado a emitir alertas rojas por la mala calidad del aire, sobre todo, en invierno cuando hogares y centrales eléctricas contaminan el doble para mantenerse calientes.

Lam viaja de Edmonton a Banff una vez cada dos semanas, y allí pasa 10 horas embotellando el aire. Las ventas de la empresa en Canadá se deben principalmente a su valor innovador, pero en China la gente cree que tienen un verdadero propósito funcional.

Como bien apunta Lam "en América del Norte, damos por sentado nuestro aire fresco, pero en China la situación es muy diferente", y aunque adquirir botellas de aire fresco no sea, ni de lejos, la solución para mejorar la situación de la contaminación en China, de momento a Lam no le va mal que la gente vea una opción en su idea de negocio.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.