Under Armour, una empresa ascendente

La firma de equipamiento deportivo cada vez pisa más los talones a Nike con su popularidad entre profesionales y público en general

Under Armour, una empresa ascendenteUnder Armour, una empresa ascendente
  • linkedin
  • google+

Abordar la historia de esta marca es hacerlo en cierta manera sobre el gran sueño americano. La historia de Under Armour comenzó en la década de los 90, más concretamente en el campus de la universidad de Maryland. El jefe de equipos especiales de fútbol americano, Kevin Plank pensó en diseñar una camiseta térmica nueva ya que estaba cansado de que en sus entrenamientos acabara siempre empapado.

El sótano de su abuela en Baltimore fue donde se gestó una marca que es una seria amenaza para Nike o Columbia. Plank pensó que tenía que haber algo mejor y vaya si lo había, pues su marca supera ya en valor de mercado los 4.000 millones de euros. En los 17 años de la empresa Under Armour además de ser un valor rentable en bolsa, ha manifestado un crecimiento imparable.

Un amplio catálogo y grandes estrellas en nómina

Además de sus grandes características a la hora de usarse en el fútbol americano, se extendió al calzado deportivo y a las prendas inteligentes de entrenamiento. Además, cuentan con monitores de entrenamiento digital como muestra del afán de la marca de no dormirse en los laureles y seguir su camino innovador en el deporte.

El catálogo de deportes se ha ampliado considerablemente, donde podemos ver la infinidad de atletas que han formado o forman parte de Under Armour: Michael Phelps, Lindsey Vonn, Stephen Curry, Kamba Walker, Brandon Jennings, los cuales han seguido al presidente Obama, a quien en una foto se le pudo ver volviendo de su entrenamiento personal con unas Under Armour en la mano.

Además de esto, muchas universidades estadounidenses llevan Under Armour, calzando y vistiendo a estrellas de la NFL como Tom Brady, Cam Newton o Ray Lewis, alcanzando un acuerdo de 10 años donde se incluyeron los derechos de denominación de los Baltimore Ravens.

En Europa sigue su paso, más tímido, pero creciendo cada año. La selección de Gales en rugby y clubes como el Totthenham Hotspur, Maccabi Tel-Aviv o Aris de Salónica ya equipan Under Armour. En la liga de fútbol profesional en España sin ir más lejos, podemos ver como muchos jugadores visten ya sus camisetas térmicas. En la ACB cada vez más jugadores llevan sus botas.

En 2012 inauguró su primer outlet en San Sebastián de los Reyes (Madrid), una marca que cada vez tiene menos complejos y que incluso ha demandado a Nike apropiarse del eslogan de su campaña “I Will”.

En este 2016, ha rebajado sus previsiones de crecimiento por el cierre de Sports Authority, algo que deja bien clara la importancia de las cadenas de distribución en el deporte. Under Armour ha bajado sus previsiones de 5.000 millones a 4.930 millones de dólares por la suspensión de pagos de uno de los mayores operadores de los Estados Unidos.

La compañía ha explicado en un comunicado que al final el beneficio operativo de la compañía estará entre los 440 y los 445 millones de dólares, una cifra que será inferior a los 507 millones esperados. A pesar de esto, la marca está más fuerte que nunca según su fundador, manteniendo un crecimiento y aumento de la demanda en todos los países y categorías deportivas.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.