Las mujeres apenas ocupan el 22 % de los puestos directivos de la mediana y gran empresa

Un tercio de la mediana y gran empresa no tiene mujeres en su Dirección

Un tercio de las medianas y grandes empresas no cotizadas españolas (100 y 500 empleados) no cuenta con ninguna mujer en su equipo directivo, según el estudio Women in business 2014 elaborado por la auditora Grant Thornton.

Un tercio de la mediana y gran empresa no tiene mujeres en su DirecciónEsther Alcocer Koplowitz, presidenta del consejo de administración de FCC
  • linkedin
  • google+

Las mujeres, pese a que representan más de la mitad de la población con estudios universitarios, apenas ocupan el 22 % de los puestos directivos de la mediana y gran empresa española. Es decir, que sólo uno de cada cinco directivos es una mujer.

Según el estudio, que cuenta con datos desde 2004, el porcentaje de mujeres directivas ha crecido ocho puntos en los últimos diez años, aunque la mayor parte del aumento se produjo hasta 2009, momento a partir del cual su presencia se ha estancado.

La directora de auditoría de Grant Thornton, Isabel Perea, achaca la baja presencia femenina en la Dirección de las empresas en gran parte a que "la conciliación de la vida laboral y familiar no está resuelta" y muchas mujeres ponen "en un segundo plano su crecimiento profesional" para asumir las tareas domésticas.

Así, un 75 % de las empresas españolas cuenta con medidas de flexibilidad laboral, como jornadas reducidas, horarios flexibles o teletrabajo, pero sólo un 21 % proporciona ayudas para el cuidado infantil, como los bonos guardería, y un 6 % tiene guardería en su propio centro de trabajo.

Perea considera que, aunque la jornada reducida o el teletrabajo ayudan a compatibilizar vida familiar y laboral, las oportunidades de desarrollo profesional de las mujeres, que son las que mayoritariamente se acogen a estas opciones, "se pueden reducir".

A su juicio, mientras que no se repartan equitativamente las responsabilidades familiares, medidas como las ayudas a la guardería o la desgravación fiscal por el servicio doméstico, "pueden resultar más eficaces", porque permiten a las mujeres continuar con su carrera profesional.

Con la tasa del 22 % de mujeres directivas, España se sitúa un punto por debajo de la media de la UE y por detrás de países como Italia y Bélgica, Francia e Irlanda.

Destaca la situación en las empresas de los países bálticos -Letonia, Lituania y Estonia- así como Polonia, y de otros países herederos de las políticas de igualdad de sexos del antiguo bloque soviético, como Rusia, Armenia o Georgia, todos ellos en los que alrededor del 40 % de los directivos son mujeres.

En noviembre de 2013, el Parlamento Europeo aprobó una directiva que, de ser refrendada por los países miembro, obligará a las grandes empresas cotizadas a contar con un mínimo del 40 % de mujeres en sus consejos de administración, un estudio que cuenta con escaso apoyo por parte de los responsables de las empresas de la UE.

Perea explica las diferencias en la presencia de mujeres en la dirección de las empresas que hay entre los distintos países europeos por factores culturales, pero también normativos.

Así, en países donde ya se aplican cuotas obligatorias en las grandes cotizadas, como Italia y Francia, el apoyo a la presencia de mujeres en la Dirección de las mismas es significativamente mayor, del 51 % y 50 %, respectivamente.

Por ello, considera que las cuotas obligatorias de presencia femenina en los órganos de gobierno de las compañías, aunque sólo afecten a una minoría de ellas, "pueden marcar la senda al resto de las empresas".