• linkedin
  • google+

Para ello se adoptarán antes de finales de 2013 los distintos programas de la Unión en apoyo de la consecución de la Estrategia Europa 2020.

También se ejecutarán rápidamente los Fondos Estructurales y los Programas para la Competitividad de las Empresas y para las Pequeñas y Medianas Empresas (COSME) y de Investigación e Innovación (Horizonte 2020), además de acelerar la puesta en marcha de la fase piloto de los bonos proyecto.

En concreto, el BEI y la CE cifraron entre 55.000 y 100.000 millones de euros para 2014-2020 la cantidad que se podría movilizar mediante una ingeniería financiera de garantías y el consiguiente apalancamiento. De esa financiación se beneficiarían entre 580.000 y un millón de pequeñas y medianas empresas de toda la Unión.

La UE quiere además aumentar la capacidad del Fondo Europeo de Inversiones (FEI) para potenciar créditos y ampliar gradualmente los mecanismos del BEI de financiación del comercio.

Asimismo quiere reforzar la cooperación entre los bancos nacionales de desarrollo y el Banco Europeo de Inversiones a fin de aumentar las posibilidades de copréstamo y desarrollar fuentes alternativas de financiación en estrecha cooperación con los Estados miembros.

Los líderes pretenden intensificar los esfuerzos del BEI por apoyar el crédito a la economía haciendo pleno uso de su reciente aumento de capital en 10.000 millones de euros y por ello instan a la entidad a llevar a cabo su plan de aumentar la actividad crediticia en la UE en al menos un 40 % entre 2013-2015.

Para ello el BEI ha determinado ya nuevas posibilidades crediticias por un valor superior a los 150.000 millones de euros en una serie de ámbitos prioritarios esenciales como la innovación y la capacitación, el acceso de las pymes a la financiación, la eficiencia en el uso de los recursos y las infraestructuras estratégicas.