Esta app ficha al jefe de la campaña presidencial de Barack Obama

Uber entra en campaña para acabar con el ‘cartel’ del taxi

Uber tiene la oportunidad de convertirse en una de esas empresas que surgen una vez cada diez años, sin embargo, esto conlleva cierta amenaza para algunos, como ocurre con el cartel del taxi, que está intentando interponerse en el camino del cambio y la tecnología”, expone David Plouffe, nuevo vicepresidente de política y estrategia de Uber y jefe de la campaña presidencial de Barack Obama de 2008.

Uber entra en campaña para acabar con el ‘cartel’ del taxiUber entra en campaña para acabar con el ‘cartel’ del taxi
  • linkedin
  • google+


Con la contratación de Plouffe, Uber - la polémica app que conecta pasajeros con conductores - ha entrado en campaña para tratar de derrotar a su máximo contrincante: “el gran cartel del taxi”, como lo denomina Travis Kalanick, fundador de la aplicación.



Según Kalanick, el sector del taxi lleva décadas restringiendo la competencia y reduciendo las oportunidades económicas de los conductores. Sin embargo, esta compañía americana se ha marcado como objetivo desregular este sector, para abrir un mercado que “actualmente impide entrar a aquellos que se encuentran fuera del juego”.



En este sentido, Kalanick quiere acabar con el “monopolio” del taxi, y “cambiar así para mejor la vida de la gente y de las ciudades”.



Consciente de la controversia que está generando este nuevo modelo de negocio, Kalanick ha decidido contratar a un experto en comunicación como Plouffe, a quien se le ha encargado la tarea de difundir las virtudes de la empresa.



Por otro lado, mientras la Comisión Europea (CE) se ha mostrado contraria a prohibir los servicios de transporte en vehículos compartidos por particulares como Uber, en ciudades como Bruselas y Barcelona sí se han manifestado en favor del cese de su actividad, ilegalizando la práctica de esta compañía.



En la Ciudad Condal, el Ayuntamiento ya ha multado a diez vehículos que operaban a través de esta app, y es que como recuerda el Ministerio de Fomento, las personas y empresas que realicen transportes de viajeros mediante retribución económica, deberán de estar previamente autorizados por la Administración.



En caso de ser sorprendido por una inspección, los infractores “incurrirán en una infracción muy grave sancionable con multa de 4.001 a 6.000 euros, que podría aumentar hasta 18.000 en caso de reiteración”, explican desde Fomento.