Conoce algunos trucos para que internacionalizar tu negocio sea rentable

Trucos low-cost para implantar tu negocio en otro país

Potenciar tu negocio en España es uno de los pasos fundamentales antes de dar el gran salto hacia la internacionalización, a la que te puedes sumar utilizando herramientas low-cost que reducen los gastos de producción y de distribución. 

 Las herramientas low-cost te permiten generar ahorros en tu negocioConoce algunos trucos para que internacionalizar tu negocio sea algo rentable
  • linkedin
  • google+


El low-cost es una alternativa a la crisis basada en la democratización de los precios, precios que anteriormente tenían una referencia y han tenido que ser reducidos. César García, fundador de OnRetrieval, empresa experta en la recuperación de datos, habla de cinco “trucos low-cost” para implantar un negocio en el exterior.



El primer paso que debes dar es “abrirte al mundo de Internet” y a las herramientas gratuitas que la red ofrece. En el caso de Google, el buscador dispone de la herramienta Google Trends destinada a realizar un seguimiento de un producto en cualquier país, dándote referencias y valoraciones sobre su oferta y demanda, variaciones en el precio, cantidad de personas pendientes de ese producto, etcétera.



“Ahora mismo Polonia y Turquía son las dos grandes potencias económicas según los expertos”, explica César, y este tipo de informaciones puedes obtenerlas a través de las redes sociales o con las herramientas de Google de una forma gratuita.



Este sería el primer truco, “enterarte de las tendencias a nivel de internacionalización”, añade. Después de explorar el mundo de Internet, tienes que “crear un lobby”, es decir, ponerte en contacto con organismos del estado como por ejemplo ICEX, Cámaras de Comercio, oficinas comerciales.



Este tipo de instituciones organizan de manera activa eventos en los que son invitados altos cargos de otros países. La oportunidad de entablar una conversación con ellos de manera gratuita y a través de estos eventos puede ser una oportunidad para saber cómo entrar en su país, los puntos de regulación, aspectos legales, posibles beneficios o cómo debes invertir. Este tipo de contacto te permite establecer el networking, y ahí comienza el tercer truco: el networking.



El networking se genera asistiendo a eventos como el de Salón MiEmpresa que cuenta con la asistencia de expertos profesionales, inversores y futuros socios con los que establecer relaciones comerciales. A partir de aquí “haces crecer el networking para buscar un posible partner”, comenta García.



El cuarto paso reside en conocer las referencias. Encontrar en el país de destino quién es el mejor y quién es el peor, además de enterarse de los precios de la competencia.



Por último, después de tener un buen plan de negocios ‘a bajo coste’ tendrás que realizar el viaje de prospección. Ahora es el momento de viajar al país de referencia de un modo barato. ¿Cómo? Planificando el trayecto con meses de antelación o aprovechando las tarifas low-cost de las aerolíneas.



“En estos viajes cierras costes de adaptación, contratación de talento, los pasos que tienes dar para hacer la inversión a través de un organismo público y ver la logística  del país”, asegura el experto.



Cuatro coordenadas imprescindibles



Después de aplicar estos cinco trucos y hayas implantado el negocio en el país de destino, "tienes que sacar la brújula y seguir cuatro coordenadas":



 



  1. La primera es la idiosincrasia, es decir, tienes que ser paciente o adaptarte al país. “Solo aprendes estando allí y trabajando con ellos” confiesa García, quien asegura que todo esto se aconseja hacerlo a través de un socio.

  2. Buscar un socio local que hable el idioma y sepa tratar a los clientes y proveedores. A corto plazo, compartiréis beneficios de una forma segura.

  3. Los costes de adaptación: nadie mejor que la propia empresa sabe hasta dónde puede ajustarse. Primero debes empezar en un centro de negocios, una idea desarrollada fuera de España pero muy mal vista en nuestro país. El centro de negocios es el primer paso después del aterrizaje.

  4. El nivel de riesgo: cuando internacionalizas una empresa hablamos de costes altos, con lo cual tienes que planificar esos gastos a corto plazo. Algo de dinero vas a tener que invertir en internacionalizar tu negocio y para ello es acosejable presentar un producto maduro y testado antes de salir de tu propio país. Sino lo tienes maduro en tu país, no lo internacionalices, porque vas directo al fracaso.