Son sólo justificaciones para no triunfar

Tres 'excusas' que frenan el éxito de los empresarios

Existen empresarios que hacen crecer su negocio cada año, evolucionando y creando nuevos productos. Sin embargo, hay otros que siempre ponen excusas, lo que repercute de forma negativa en su desarrollo, señala Isabel Anthony, cofundadora de Se Ese Uno

Tres excusas de los empresarios que frenan el crecimiento de sus negocios Imagen: carrer-intelligence
  • linkedin
  • google+

Limitaciones mentales, excusas u otro tipo de impedimentos son los que destaca la asesora y formadora de empresarios, que se repiten entre los directores y gerentes según experiencia, tras trabajar durante los últimos años con más de 5.000 pymes y autónomos:

1-Los empresarios están tan “ocupados” en el trabajo que día a día efectúan en sus negocios, que alegan no tener tiempo de pararse a pensar “cómo va la organización”, valorar las acciones que se están llevando a cabo o plantearse buscar la forma de crear un proyecto ganador.

Por esta razón, dejan “para mañana, para cuando tengan tiempo” la posibilidad de estudiar posibles mejoras, adquirir nuevas habilidades o resolver conflictos enquistados en la empresa.  

Muchas veces, no son las circunstancias las que impiden “afilar el hacha para seguir cortando troncos”, sino que el freno está en la mente de los propios empresarios, asegura.

2- No siempre el dinero es el causante de que un negocio pueda crecer, porque existen otros factores personales o maneras de pensar y plantearse las cosas, por parte de los empresarios, que imposibilitan o estorban más si cabe.

Algunos propietarios de empresas se quejan de que no pueden externalizar el trabajo, contratar a algún empleado que ayude en el día a día de la empresa o contratar a un consultor o experto que colabore con él, porque “no tienen suficientes recursos económicos”.

La mayoría, planteamiento que no tienen los empresarios de éxito, tienden a pensar lo que les va a “costar” invertir en personal, sistemas o formación, cuando se trata de organización y de establecer contactos. Los que consiguen la ‘excelencia’ comenzaron a invertir los pocos recursos que poseían, aunque obtuvieran escasos beneficios, dado que es “mucho peor”, explica Isabel Anthony,  tener un negocio que no es rentable.

3- Un elevado número de directores y gerentes de pymes o autónomos, no encuentran nunca el momento adecuado para desarrollar determinados proyectos que darían un impulso a sus empresas, porque opinan que “ahora no es el momento correcto”.

En este sentido, la asesora de empresas recomienda que si un empresario tiene conciencia de que hacer determinados cambios le proporcionará un gran retorno de la inversión efectuada, debería “no dejarlo para mañana, para el mes que viene o para más adelante…cuando sea el momento perfecto”.

Con esta actuación, lo único que está consiguiendo es dejar de obtener un rendimiento en su negocio e ir creciendo, lo que le ayudaría a ir implantando mejoras y avanzar, concluye.  

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.