Así debe ser la razón social de un negocio

Tres consejos para elegir el nombre de tu empresa

El nombre de la empresa es lo primero que los clientes asocian con la marca. Un buen plan de marketing es importante; por supuesto, la publicidad en distintos medios será esencial, así como tener un producto o servicio que llame la atención de los clientes. Asimismo, la atención a los detalles como en servicio post venta, la gestión o la personalización serán fundamentales para crear una imagen alrededor de la marca…

Tres consejos para elegir el nombre de tu empresaTres consejos para elegir el nombre de tu empresa
  • linkedin
  • google+

Pero todas las estrategias que se desarrollen para mejorar el beneficio de la empresa y aumentar la competitividad están determinadas por el nominativo de la sociedad. Después de todo, será el que los consumidores asocien a los productos y/o servicios que esta ofrece.

El nombre es la identificación de la marca, y lo será durante todo el tiempo que la empresa realice la actividad objetivo, por lo tanto, al elegir un nombre para tu tienda o empresa, hay que tener en cuenta todo lo que el nombre implica.

Visto así, escoger el nombre perfecto para una empresa parece una tarea complicada, pero en realidad es bastante más sencillo de lo que se cree al inicio. De hecho, solo hay que tener en cuenta algunos aspectos básicos para hacer una elección acertada del nominativo de la empresa.

Sería difícil pensar en desarrollar una campaña de marketing interesante y atractiva sobre un producto que dirigido a un target en concreto si los potenciales clientes no son capaces de decir correctamente el nombre de la empresa o si no son capaces de asociar el nombre con los productos o, incluso, si el nombre no inspira confianza... ¿Cómo elegir, entonces?

En realidad, el naming se debe atener a tres consejos básicos para elegir la denominación:

1. Fácil de relacionar con la empresa

No es tan complicado de conseguir como se podría pensar. Dar el propio nombre a la empresa es una práctica muy extendida, como también lo es indicar el tipo de negocio asociado al apellido. Por otro lado aumenta la tendencia de los nombres en inglés, pero ¿cuál la mejor opción?

Antes de elegir el nombre de la empresa habría que hacerse preguntas del tipo: ¿Qué servicios ofrecemos? ¿Cómo son nuestros clientes: edad, poder adquisitivo? ¿La venta será online o presencial? ¿Somos tradicionales o innovadores? ¿Qué nos diferencia de la competencia? La respuesta a cada una de estas preguntas dirigirá mejor la búsqueda a un nombre que recoja el espíritu de la empresa y que sea una carta de presentación, un nombre que parezca hecho a medida de los clientes y del servicio.

Por ejemplo: para una empresa de carácter local dar el propio nombre y apellidos puede ser una buena idea para dar sensación de tradición, pero si se trata de un negocio innovador y diferente, puede que sea mejor darle un enfoque distinto y optar por algún un poco más original, centrado en el producto.

2. Fácil de recordar por los clientes

Así de sencillo, o de difícil. El entorno de competencia en el que trabajan hoy las empresas hace que el cliente esté expuesto a publicidad continua y constante: en sus desplazamientos por la ciudad, en televisión, mientras navega por la red…

Y por ello, tanto de forma consciente como inconsciente, verá muchos nombre de empresas, tanto en publicidad como en forma de negocios, elegir un nombre fácil de recordar quiere decir elegir uno que permanezca en la mente del cliente y que, además, se pueda asociar con una imagen (con la tienda online, la página corporativa, el escaparate de la tienda…)

Por ejemplo, la derivación o la contracción son recursos habituales al elegir el naming en la actualidad y son efectivos porque son nombres que, con una palabra hacen referencia a aquello que la tienda ofrece.

3. Fácil de pronunciar

No es ningún aspecto a descuidar, desde luego. ¿Quién no ha tenido alguna vez problemas al decir el nombre de un negocio? Dar buenas referencias de una tienda y a la hora de decir el nombre verse en un pequeño aprieto, y acabar optando por dar indicaciones sobre su ubicación o una descripción del negocio.

El boca a boca es una potente herramienta de marketing, pero, además, un nombre complicado de pronunciar puede ser un nombre complicado de reproducir , no solo de forma oral, también de forma escrita, o sea que puede terminar “deformado” tanto en la calle como en las redes sociales, así que mejor buscar un nombre que los usuarios se sientan cómodos de decir.

Por ejemplo, elegir un nombre en un idioma que no es el propio puede no ser la mejor opción cuando una parte importante de los clientes no hablan esa lengua.

¿Por qué dedicar tiempo a elegir el nombre de tu empresa?

El nombre define a la empresa y es lo primero que el cliente asocia con el negocio, por lo tanto, elegir el nombre no es algo que se deba hacer de forma rápida y sin meditar todas las posibilidades que un nombre trae asociadas (tanto lo positivo, como lo negativo).

En la elección del nombre se escogen también el enfoque con el nos acercaremos a los clientes, la primera impresión que estos tendrán del negocio y las posibilidades de que estos hablen, o no, del negocio… Así que dedicar un poco de empeño a elegirlo no es una pérdida de tiempo, sobre todo, si se tiene en cuenta, el tiempo y el esfuerzo que se ahorrarán después en marketing y publicidad.

La importancia de la elección del nombre empresarial no es una cuestión banal, por ello, si resulta una tarea complicada para el empresario, no es mala idea dejarse asesorar por profesionales e incluso realizar estudios de mercado sobre el impacto que un nombre de empresa tiene antes de decidirse por el que identificará a nuestro negocio.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.