Imprescindible realizar un seguimiento continuado de los ingresos y los gastos

Toma el pulso financiero de tu empresa para evitar los problemas de liquidez

Los emprendedores cuando se lanzan a crear una empresa elaboran un plan de negocio destinado a conseguir financiación, sin embargo, una vez iniciada su actividad lo guardan en  'un cajón' y no lo revisan de una manera continua, lo que puede ocasionarles problemas de liquidez, señala Cristina Alonso, impulsora de Empresas en Positivo. 

Toma el pulso financiero de tu empresa para evitar los problemas de liquidezToma el pulso financiero de tu empresa para evitar los problemas de liquidez
  • linkedin
  • google+

Carencias en pymes y empresas

Los responsables de pymes y numerosos autónomos suelen ser “magníficos” técnicos y expertos en los servicios o productos que ofrecen, pero no son especialistas en contabilidad, porque su principal tarea es vender y colocar sus artículos en el mercado.

La mayoría de las pequeñas y medianas empresas no tienen un departamento de administración y trabajan con asesorías que les ayudan a tramitar los impuestos, “como mucho”. Son, ellos mismos, en la mayor parte de las ocasiones, quienes  gestionan su contabilidad y “no de la forma más óptima”.

Cristina Alonso, especialista en contabilidad y gestión de tesorería desde hace más de 20 años, ha creado Empresas en Positivo, para ayudar a pymes y autónomos a tomar el pulso financiero de sus empresas, a través de consejos, herramientas, libros, Excel personalizados que les ayude a "conseguir que sus cuentas cuadren”.

Plan de negocio

Determinar el capital que vamos a necesitar, “ya que la dinero no se puede improvisar”, es una de las tareas más importantes a la hora de emprender un nuevo negocio o proyecto, comenta Alonso. El nuevo empresario debe saber, de antemano, “qué va a precisar comprar y cuáles van a ser sus gastos, para lo que es fundamental contar con asesoramiento financiero".

Si esta acción se realiza de la forma correcta y con un seguimiento adecuado, se evitará sufrir sobresaltos, pero sobre todo, que se pregunte una y otra vez “¿cómo ha volado el dinero?

Un fallo “muy común”, asegura Alonso, suele ser no tener en cuenta  que, aunque las previsiones de ingresos menos gastos para el primer periodo sean favorables, existen otros factores que pueden hacer que los fondos iniciales “vuelen”, es decir, que incluso teniendo beneficios  desde el primer ejercicio, es posible, tener “simas” de tesorería.

Motivos de grietas en tesorería

Varios son los motivos que podrían ocasionar dificultades de liquidez:

1-Los pagos de la inversión inicial. Como tal inversión, el gasto puede amortizarse, es decir, distribuirse en el tiempo, en la cuenta de resultados-ingresos u gastos, pero el pago debe realizarse al inicio, “originando flujos” de caja de signo negativo.

2-Las diferencias temporales entre cobros y pagos de los ingresos, así como los gastos operativos del periodo.

3-Los posibles retrasos con respecto a las fechas de los cobros o pagos inicialmente previstos.

Tomar el pulso de tu negocio

Una de las acciones más importantes que un autónomo o pyme puede llevar a cabo es “tener previsiones”, para poder ir corrigiendo sobre la marcha y anticiparse a las necesidades de tesorería, así como poder cubrir un imprevisto.

Proyectar los flujos de caja o entradas y salidas de dinero, que surgen raíz de las compras y ventas u otras cuestiones. Realizando esta tarea, el responsable de una pyme o autónomo, “será capaz de saber cuándo y cuánta liquidez va a necesitar ”.

Este seguimiento permitirá conocer posibles desvíos respecto al plan previsto y el tiempo y la capacidad para reaccionar, así como ir controlando cómo funciona el negocio.

Previsión, seguimiento mensual, control mes a mes y  “especial atención  a los retrasos en los pagos, para mantener un equilibrio entre los ingresos y los gastos", son algunos de los consejos que Cristina Alonso da al empresario o autónomo y que no debe olvidar.

Es fundamental efectuar otro tipo de acciones para “tomar el pulso de tu negocio” como recortar en costes, probar nuevas opciones de venta y productos, intentar cosas diferentes, así como apostar por la innovación. “Hacer siempre lo mismo y esperar a que suene la flauta, no es la mejor opción, es necesario estar activo y no parar de moverse”.

Gestionar una empresa, no es diferente a gestionar una familia

Saber dónde se está en cada momento, que se puede esperar, revisar el enfoque del negocio, calcular el económico con el que se cuenta y estudiar el retorno económico, así como “tener un pequeño colchón”. Gestionar una empresa, explica Cristina Alonso, no es diferente a “gestionar una familia”.