La 'teleco' española admite 'conversaciones preliminares' para analizar diversas estrategias

Telefónica podría vender su filial británica a British Telecom

Telefónica se encuentra inmersa en un proceso de negociación con British Telecom con la que, según una nota a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), mantiene conversaciones “preliminares" en el marco de las diversas alternativas estratégicas que analizan para generar valor a sus accionistas. 

Dentro del marco de las diversas alternativas estratégicas que analizan son para "generar valor"Telefónica es una de las compañías más importantes del mundo de las telecomunicaciones
  • linkedin
  • google+

El grupo que preside César Alierta indica que, aunque se están manteniendo conversaciones con el operador británico, éstas se encuentran en fase "muy preliminar", no existiendo por tanto certeza de que una transacción pueda llegar a tener lugar con dicha compañía.

Telefónica se ha encargado de aclarar este asunto a la CNMV "en relación a las recientes especulaciones en prensa respecto de potenciales transacciones que pudieran involucrar a su filial en Reino Unido". La compañía manifiesta que "regularmente analiza la evolución de los mercados en que opera, así como las diversas alternativas estratégicas que permitan generar valor a sus accionistas y solidificar su posición financiera".

Por su parte, British Telecom (BT) confirma haber mantenido contactos también "altamente preliminares" respecto a la potencial adquisición del negocio de telefonía móvil británica de O2, filial de Telefónica en Reino Unido.

"Hemos recibido expresiones de interés de accionistas de dos operadores de redes móviles en Reino Unido, de los que uno es O2, sobre una posible transacción en la que BT adquiriría su negocio de móviles en Reino Unido", explica BT en un comunicado remitido a la Bolsa de Londres.

El consejero delegado de Telefónica, José María Álvarez Pallete, aclaró recientemente en un acto organizado por Morgan Stanley que la compañía analizaría las alternativas en el mercado británico, incluida una eventual venta, si más consumidores se apuntan a servicios convergentes de fijo y móvil.