Caso de modelo de éxito en el competitivo sector de la restauración

Tapea con cuchillo y tenedor en BaRRa de Pintxos

Tapear con cuchillo y tenedor es lo que propone BaRRa de Pintxos, una cadena de restaurantes que trata de diferenciarse de la competencia con sus pintxos y tapas de gran tamaño, elaborados para comer con cubiertos. 

Tapea con cuchillo y tenedor en BaRRa de PintxosTapea con cuchillo y tenedor en BaRRa de Pintxos
  • linkedin
  • google+

BaRRa de Pintxos presenta un concepto de tapear diferente al que estamos acostumbrados, comentan desde la dirección de este negocio, que cuenta ya con tres locales propios en Madrid y que espera seguir expandiéndose por España, gracias al modelo de franquicias, por el que han apostado recientemente.

Esta cadena inauguró su primer restaurante en 2010 en la madrileña calle de Castelló, desde donde comenzaría a hacerse un hueco en uno de los sectores más competitivos del mercado. A pesar de haber abierto en plena crisis, BaRRa de Pintxos ha conseguido encontrar el camino del crecimiento, y cuenta ya con otros dos establecimientos.

El secreto de su éxito radica en su amplia oferta gastronómica, acompañada de una buena relación calidad-precio, muy bien valorada por el público.

Estos restaurantes también permiten encargar comida para llevar, que se elige desde casa y se recoge en alguno de sus locales. Un servicio que sin dudad aporta valor añadido a este modelo de negocio.

El éxito probado de BaRRa de Pintxos ha llevado a sus responsables a comenzar su expansión a través del sistema de franquicias, para lo que se requiere una inversión inicial de entre 150.000 y 165.000 euros para locales con un mínimo de 110 metros cuadrados ubicados en poblaciones con más de 50.000 habitantes.