Escoge bien tu mutua para estar protegido

La principal labor de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales es la de gestionar las bajas laborales, ya sea por un accidente laboral o a causa de la enfermedad común.  

Escoge bien tu mutua para estar protegidoEscoge bien tu mutua para estar protegido
  • linkedin
  • google+

En caso de que seas trabajador por cuenta propia te conviene conocerlas bien, ya que tú mismo te aseguras tus ingresos así que debes escoger muy bien para estar bien protegido.

Las mutuas son asociaciones empresariales autorizadas por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, su misión: gestionar las contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de los trabajadores autónomos o por cuenta ajena.

Como entidades gestoras de la Seguridad Social, las mutuas carecen de ánimo de lucro, todo el importe sobrante de su gestión va a parar a la administración. Las mutuas dependen tanto del Ministerio de Empleo como de la Seguridad Social y de la Secretaría de Estado de la misma.

Están reguladas por el Reglamento General sobre Colaboración en la Gestión de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AT) y Enfermedades Profesionales (EP) de la Seguridad Social. Las mutuas se agrupan en la Asociación de Mutuas de accidentes de Trabajo (AMAT).

Tanto los empresarios (para estar seguros de que sus empleados están protegidos) como los trabajadores por cuenta propia (para saber si están bien protegidos ellos mismos), deben mostrar interés por conocer las mutuas y saber escoger cuál va mejor para su caso particular.

¿Por qué es importante para los autónomos?

Es básico darse de alta en una mutua cuando eres autónomo porque con ella te aseguras la asistencia sanitaria en instalaciones propias, así como la prestación económica que deriva del accidente de trabajo o de la enfermedad profesional.

Por otro lado, también asegura la prestación económica derivada de la incapacidad temporal debida a una enfermedad común.

Cómo surgieron y qué ofrecen

Las Mutuas de Accidentes de Trabajo nacieron a partir de la iniciativa de los empresarios que se asociaron entre ellos con un objetivo común: asegurar la responsabilidad de indemnizar a los trabajadores que sufrieran accidentes o enfermedades laborales.

La principal ventaja de estar asociado a una Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales es contar con asistencia sanitaria, con los diagnósticos y con las terapias necesarias, ya sean cirugías, prescripciones farmacéuticas, prótesis, etc. Todo ello en caso de que nos veamos afectados por una enfermedad.

Por otro lado, si sufrimos un accidente de trabajo podremos obtener las prestaciones necesarias para alcanzar la recuperación tras el mismo. La mutua también puede ofrecernos orientación y formación profesional para que nos podamos adaptar al mundo laboral tras este episodio.

En el caso de que, tras superar el accidente y sus secuelas, resulte que ya no estamos capacitados para ocupar nuestro anterior puesto de trabajo, las mutuas nos echan un cable posibilitando que podamos asistir a diferentes formaciones en otras áreas profesionales, y con ello tener la opción de funcionar en un nuevo puesto de trabajo.

Las esperas en la mutua no son tan largas como en la Seguridad Social; por ejemplo, las gestiones en ella suelen acelerarse, por lo tanto también tu acceso al tratamiento de la curación serán más rápidos.

Cómo la escojo y cuándo 

El momento para asociarte a una mutua es cuando te das de alta como autónomo en la Seguridad Social. En ese preciso momento puedes optar por la que más te interese, o si no te decides por ninguna, se te asignará la opción de acogerte al INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social).

No pasa nada, ya que luego es totalmente posible asociarse a la mutua que finalmente sea elegida, y presentar el modelo TA521 en las oficinas de la Seguridad Social, así como del mismo modo es posible ir modificando las bases de la Seguridad Social a través de las cuales contribuyes a la mutua.

Siempre deberías recordar que se ha de dejar claro si uno se asocia tanto para contingencias comunes como para profesionales, o sólo para las comunes (enfermedades y no accidentes).

En caso de que trabajes por cuenta propia lo habitual es que se acabe optando por una mutua de las de mayor tamaño, por ser las que cuentan con más medios. Son mutuas como Asepeyo o Fremap. En caso de que seas trabajador por cuenta ajena, no te preocupes, tu jefe ya habrá elegido con qué mutua trabajar.

Por último, en cuanto al coste de escoger entre una mutua o la Seguridad Social podemos decir que es prácticamente el mismo, pero en el caso de la mutua contarás con sus recursos para que todo sea más rápido a la hora de tratar tu salud.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.