Stephen Webber: “Es incluso embarazoso que los CD’s sigan por ahí”

EmTech España 2013 debatirá sobre el impacto de internet en la industria musical

“No se puede pedir a la gente que pague 15 dólares por un CD, que es tecnología digital inventada casi en los 70, de hecho es incluso embarazoso que los CD’s sigan por ahí. Hay que ver qué es lo que lo va a reemplazar”, explicó Stephen Webber, Director de Innovación en Tecnología Musical en el Berklee College of Music Valencia y ponente en el EmTech España 2013, dónde participará en el panel: “Una inmersión en la tecnología musical”

Stephen Webber: “es incluso embarazoso que los CD’s sigan por ahí”Stephen Webber en uno de los estudios del Berklee College of Valencia
  • linkedin
  • google+

Cuando le pedimos que nos diera un avance sobre su ponencia en el EmTech, Webber dejó el secretismo a un lado y nos manifestó que su intervención en este congreso tecnológico se centrará en analizar el formato que tendrá el álbum musical de 2025.

“No es ningún secreto que la tecnología ha pillado por sorpresa a la industria musical. La gente de los sellos musicales tardó mucho tiempo en darse de cuenta del profundo cambio que internet y los nuevos formatos de compresión de archivos como el mp3 iban a propulsar”, explicó Webber que entiende que actualmente estamos en un punto en el que la tecnología y la venta de discos no se entienden.

“Lo que voy a intentar contestar, es qué aspecto tendría el álbum del futuro, diseñado con la tecnología que tenemos ahora y con la que tendremos más adelante”, dijo este profesor de ingeniería y producción musical que ve el porvenir con optimismo aunque opina que “en la actualidad todo es un lío”.

“El audio estéreo es pasado y aparte de eso, está iTunes, que está muy bien, pero es increíble todo lo que podría ser posible. Piensa en la interactividad. Cada vez que un artista saca algo puede tener elementos interactivos en los que la audiencia puede participar. La audiencia podría remezclar las canciones, podrían cantarlas en karaoke, añadir voz, interactuar con otros fans, interactuar con el artista, un montón de cosas”, explicó este visionario tecnológico sobre las posibilidades de los formatos musicales.

“También se podría hacer vídeo. Cada vez que ponemos un micro en un estudio también podríamos poner una cámara y con la tecnología que tenemos, sería muy fácil escuchar solo el álbum, o también ver a los miembros de la banda como tocan, o ver el making off. También podría haber juegos para cada canción. Se podrían hacer tantas cosas increíbles…”, apuntó Webber que nos aseguró que en este momento hay muchos artistas que están interesados en incluir todas estas cosas, pero que “cada vez que lo intentan tienen que reinventar la rueda”.

Webber entiende que para que este cambio sea posible es necesario ofrecerle al artista un formato bien definido, donde esté muy claro qué va dónde. Según Webber “el arte sin límites no está muy contento”.

“Los artistas son más felices cuando tienen enfrente suyo un lienzo con un espacio limitado. Como dijo Orson Wells. “la falta de límites es el enemigo del arte”. Mi tesis es que nosotros, los tecnólogos, los inventores, la gente de negocios tendríamos que elaborar un lienzo creativo y convincente para grabar a los artistas y que éstos sepan a lo que se enfrentan. Como ocurre con los LP’s en estéreo, 20 minutos por cara, una carátula con las letras dentro… algo muy definido. Lo que tenemos que hacer es aparecer con algo tan definido como ésto, pero con mil veces más información.

La idea que propone este amante de la música y la tecnología es el de ofrecer un espacio vacío que los artistas y productores sólo tenga que rellenar, sin la necesidad de que tengan que escribir el código, sin tener que tengan que inventar nada.

Si esto ocurre, Webber cree firmemente que la industria musical volverá a ser competitiva.

“Creo que perdimos nuestro camino metiendo la cabeza en la tierra y no prestando atención a la tecnología. Por lo tanto, mis esfuerzos van dirigidos a ser más optimista y a hacerlo lo más atractivo posible ya sea de forma física o estríctamente digital, pero lo importante es que creemos el producto que los artistas y los productores puedan ver y volver a ser competitivos", concluyó Webber.