Los pronósticos de Stephen Hawking para la clase media

Las futuras empresas de 2017 van a apostar fuerte por la tecnología, sobre todo en campos como el de la inteligencia artificial. Pues bien, Stephen Hawking no tiene buenos pronósticos para la clase media con estos avances tecnológicos.

Los pronósticos de Stephen Hawking para la clase mediaLos pronósticos de Stephen Hawking para la clase media
  • linkedin
  • google+

Stephen Hawking, el conocido astrofísico británico, cree que en el futuro inmediato (marcado por la inteligencia artificial y la creciente automatización) se van a ver muy reducidos los trabajos de la clase media.

Esto, obviamente, conllevaría un aumento importante de la desigualdad y es probable que esto vaya acompañado también de un riesgo significativo de la oferta de la agitación política.

De cumplirse sus pronósticos, la desigualdad económica se aceleraría y alcanzaría a todo el mundo. Por otro lado, advierte de que para grupos pequeños de individuos será posible conseguir enormes beneficios sin tener que dar empleo a muchísima gente.

El progreso es algo que parece que lo podemos evitar, pero en este momento y unido a la que crisis económica que nos azota desde hace un tiempo, según Hawking nos acercamos a una vertiente que puede ser también ‘socialmente destructiva’.

En un contexto como el que se nos avecina, Hawking advierte que aquellos roles que conseguirán sobrevivir a la tecnología serán aquellos que sean más creativos o válidos para la supervisión.

En una columna que el astrofísico publicó en el diario The Guardian advertía: “la automatización de las fábricas ya ha arrasado trabajos en la manufactura tradicional, y la proliferación de la inteligencia artificial posiblemente extienda esta destrucción de trabajo a las clases medias”.

A finales de 2014 fue aún más rotundo afirmando que “el desarrollo de la inteligencia artificial podría significar el fin de la raza humana”. Actualmente, Hawking relaciona también este nuevo fenómeno con el auge de la extrema derecha en todo el mundo, un mundo en el que en su opinión la desigualdad con la pica está a la alza, no a la baja.

No duramos más de 1000 años

A finales de noviembre, Hawking se tornaba apocalíptico afirmando que a la humanidad le quedaban apenas 1.000 años de vida, y que el ser humano desaparecerá a menos que sea capaz de encontrar un planeta alternativo al que acudir. Según Hawking, es imposible que podamos vivir otros 1.000 años en un planeta como el nuestro, un planeta que hemos hecho tan frágil.

Su opción “aprovechar el glorioso tiempo que nos queda de estar vivos”, “profundizar en la investigación de la física y el universo”, con el fin de encontrar el planeta ideal al que la manida pueda oír cuando llegue el momento clave.

Preocupado por el uso que hacemos de nuestro planeta, Hawking ve posibilidades de que una guerra nuclear, un aumento de la temperatura o la aparición de virus genéticamente modificados, puedan ser factores del posible fin de nuestro planeta.

En cuanto a inteligencia artificial, el astrofísico ve en ella más que el posible peligro de que acabe con la clase media del mundo; Hawking cree que la tecnología se entromete demasiado en áreas privadas de la sociedad, y también que la comunidad científica no está preparada para tener bajo control un eventual sistema de inteligencia cuando éste sea descubierto.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.