Startups: la estrategia del océano azul

Cuando piensas en crear una empresa, has de elegir entre navegar en un océano rojo en el que tendrás que combatir con todas las empresas de la competencia para lograr la mejor pesca, o navegar en un océano azul, innovando, abriendo un nuevo mercado y teniendo poca o nada de competencia.

Startups: la estrategia del océano azulStartups: la estrategia del océano azul
  • linkedin
  • google+

Esta es la base de la estrategia del océano azul, formulada por W. Chan Kim y Renée Maurborgne en el libro “Blue Ocean Stragegy”. Los autores utilizan la metáfora de los océanos rojos y azules para simbolizar las dos situaciones de mercado que existen en la actualidad. Los rojos simbolizan todos los sectores y mercados que ya existen y en los que compiten multitud de empresas y los azules aquellos mercados nuevos e ideas de negocio desconocidos hasta el momento.

Diferencias entre océano rojo y océano azul

La innovación puede ser la base del éxito de nuestra empresa, lo que nos diferencie de la competencia. Pero la innovación no solo se refiere a la tecnología o los avances tecnológicos, sino que puede ser también una forma distinta de hacer algo que ya existe.

Por ejemplo, si pensamos en la empresa Airbnb, dedicada a gestionar alojamiento para turistas, no ha innovado en lo que hace (alojamiento) sino en la forma de hacerlo, puesto que no ofrece alojamiento directo a los turistas (de hecho, no posee ningún inmueble), sino que pone en contacto a propietarios particulares de inmuebles con turistas. De esa forma se crea su propio océano azul.

Un océano rojo supone lo siguiente:

Hay que competir por el espacio existente en el mercado. Se trabaja en sectores muy saturados en los que hay mucha competencia y es muy complicado captar clientes.

Se reta a la competencia. La feroz competencia hace que las estrategias se basen en adelantarse a lo que hagan otros incluso criticando los productos o servicios de los competidores.

Explota la demanda existente. Un océano rojo es un espacio en el que existe demanda, pero también existe mucha oferta por lo que se explota en exceso la demanda y es muy complicado marcar la diferencia.

Elegir entre valor y coste. En un océano rojo existe una constante guerra de precios que reduce el valor de los productos y servicios que se ofrecen y hacen que exista una rentabilidad muy escasa.

Alinear todo el sistema de las actividades de una empresa con la decisión estratégica de la diferenciación o el bajo coste. En relación con el apartado anterior, el bajo coste al que se deben ofrecer los productos o servicios en un océano rojo supone que todas las actividades de la empresa estén enfocadas a gastar lo mínimo posible.

Las características de un océano azul:

Creación de un espacio sin competencia en el mercado. Una empresa que trabaja en un océano azul, ha realizado una innovación que supone la inexistencia de competidores en el mercado.

Hacer que la competencia sea irrelevante. Como consecuencia de lo anterior, las empresas competidoras son irrelevantes porque no existen en un primer momento.

Crear y captar nueva demanda. Un océano azul nos permite crear nuestra propia demanda, porque se satisface una necesidad que hasta ahora no cubría ninguna empresa.

Apostar por el valor y no por el coste. No va a existir la necesidad de realizar una guerra de precios con la competencia por lo que se puede apostar por el valor de los productos y servicios que se ofrezcan y permitir que tengan un coste equilibrado.

Alinear todo el sistema de las actividades de una empresa con el propósito de lograr la diferenciación. Al apostar por el valor de los productos o servicios toda las tareas o actividades que realice la empresa que se mueve en un océano azul, estarán enfocadas a lograr la diferenciación.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.