El suculento negocio de escoger nombres para los niños

Beau Rose Jessup es una adolescente británica que ha vuelto a poner en evidencia el hecho de que encontrar una necesidad real en el mercado genera negocios rentables.  

El suculento negocio de escoger nombres para los niñosEl suculento negocio de escoger nombres para los niños
  • linkedin
  • google+

En seis meses, la idea de esta joven de Gloucestershire le ha reportado más de 57.000 € de ganancias, y es que Jessup ha sabido detectar un gran nicho de negocio en China.

Tras pasar una temporada en el país asiático, gracias a un viaje familiar, Beau Rose Jessup encontró una necesidad por cubrir en China, la de conseguir nombres anglosajones culturalmente apropiados para los bebés. Fueron varios amigos chinos de sus padres los que le pedían consejo, o directamente que escogiese el nombre para sus hijos, y fue entonces cuando Jessup se dió cuenta que ahí había un buen nicho de mercado por explotar.

Al regresar de su viaje familiar en China, la joven creó una página web para orientar y ayudar a todos los padres chinos que acceden a ella para la elección del nombre más apropiado para sus hijos, y para el futuro que esperan de ellos. Special Name, que es como Jessup bautizó a su página web, es todo un éxito en China y la joven se está convirtiendo en toda una empresaria de moda en su propio país.

¿Por qué necesitan este tipo de página web en China?

Cada vez son más los padres chinos que escogen un segundo nombre en inglés, paralelo al primero en chino, para sus hijos. Y lo hacen pensando en el futuro de los niños, ya que es imposible que con un nombre chino en un futuro puedan matricularse en una universidad británica o simplemente crear un correo electrónico, porque los caracteres chinos lo hacen imposible.

Por otra parte, el gobierno chino tiene establecidas importantes restricciones en el acceso a internet, por lo que no es fácil que los ciudadanos puedan acceder a las típicas páginas con listados de nombres anglosajones. En cambio, sí tienen acceso a determinados productos de lujo o series y películas, con el resultado de que los nombres que conocen y emplean para sus hijos acaban siendo del tipo: Rolex, Gandalf o Cinderella (Cenicienta en inglés).

La solución de Jessup, un negocio redondo

Cuando a la joven Jessup comenzaron a pedirle que escogiera nombres para los bebés de los amigos de sus padres, ella se mostró reacia. No sentía que tuviera derecho a escoger algo tan importante en la vida de alguien como es su nombre, ni que conociera al niño o a su familia lo suficiente como para hacerlo. Y es que en China, se escoge el nombre del bebé basándose en los elementos y teniendo muy en cuenta el futuro que se espera para él. Demasiada responsabilidad para alguien que apenas conoce al niño en cuestión.

Pero Jessup se dio cuenta de que esto era algo que preocupaba mucho a las familias del país asiático y sabía que tenía que encontrar el modo de dar con una solución, y lo hizo. Special Name es un página web a la que los ciudadanos chinos pueden acceder libremente, y tras escoger el sexo del bebé y elegir entre 12 rasgos de personalidad característicos (cada nombre tiene asignado uno de estos rasgos, que suelen ser del tipo: sensibilidad, confianza o sinceridad), abonan 0,70 € y reciben una lista con tres posibles opciones. Lista que pueden consultar con familiares, y una vez escogido el nombre adecuado para su bebé, la familia recibe un certificado que se puede imprimir y en el que se encuentra el significado del nombre, así como un ejemplo de un personaje famoso que también disfruta de él.

Éxito y rentabilidad

En apenas seis meses de vida de Special Name, la joven Jessup ha logrado ganar alrededor de 57.000€, dinero que está dispuesta a ahorrar para sus futuros años universitarios. Durante los meses de andadura de su negocio, Jessup no solo está ganando dinero, por el camino está aprendiendo mandarín y también sintiendo la satisfacción de poder ayudar a tantas familias con una decisión que para ellos y su cultura implica tanto.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.