La actividad innovadora continúa rezagada

Sólo un cuarto de las empresas medianas españolas apuesta por el I+D

Sólo un cuarto de las medianas empresas españolas han apostado por invertir en I+D y la actividad innovadora en el país continúa rezagada si la comparamos con el resto de los países pertenecientes a la Unión Europea, refleja en el Informe Sage sobre el Impacto Económico Europeo 2015.

Sólo un cuarto de las empresas medianas españolas apuestan el I+DSólo un cuarto de las empresas medianas españolas apuesta por el I+D
  • linkedin
  • google+

El estudio indica que, de los 6.900 millones de euros invertidos, el 24% procede de compañías de tamaño mediano, lo que se traduce en un gasto de 1.700 millones de euros en 2013.

Durante el año anterior, 2012, las compañías medianas se decantaron en mayor medida por los avances tecnológicos y el desarrollo, ya que el 56% de ellas realizaron actividades innovadoras, frente al 34% del conjunto de la economía.

España rezagada

El estudio, que compara el impulso del I+D en 12 países europeos, coloca a la economía española en el lugar número 11 en innovación, el penúltimo lugar, sólo por delante de Polonia. Con estos datos, el Informe de Impacto Económico destaca que España está todavía rezagada en esta materia al compararse con los demás estados de la UE.

De igual forma, en el informe Sage se observa que las medianas empresas europeas “representan el 1% del tejido empresarial en Europa, contribuyendo con el 20% del total de la facturación”.

Asignatura pendiente

El último boletín de 'Focus on Spanish Society', elaborado por la fundación de Cajas de Ahorro (Funcas) refleja que las empresas españolas tienen todavía una 'asignatura pendiente' en el tema de innovación, lo que contrasta con la actitud de la sociedad española, que está a la vanguardia de Europa en el empleo de nuevas tecnologías.

Entre los años 2011 y 2013 se extrae del boletín que sólo un 26% de las compañías de 10 o más trabajadores eran consideradas innovadoras. Sólo en 2012, el 23,2% de ellas incluyeron o efectuaron alguna innovación tecnológica. 

Sin embargo, si hablamos de innovación no tecnológica, en concreto en organización y marketing, el porcentaje no está tan alejado de la media de la UE. Las empresas se sitúan en este ámbito en un 23,4%, frente a los países de la Unión Europea, que se sitúan en un 37,1%.