Cómo elegir una forma social para tu empresa

Sociedad anónima o limitada, ¡tú eliges!

Existen numerosas formas de crear una empresa, aunque las entidades más comunes entre los emprendedores son la sociedad anónima y la sociedad limitada. Desde infocif.es, os mostramos los pasos que hay que seguir para sacar adelante cualquiera de estas dos opciones. 

Sociedad anónima o limitada, ¡tú eliges!Sociedad anónima o limitada, ¡tú eliges!
  • linkedin
  • google+


La forma jurídica Sociedad Anónima es la más habitual en nuevas empresas y la constituyen las aportaciones de uno o varios socios, con la ventaja de que los creadores limitan su responsabilidad al capital aportado, permitiendo proteger el patrimonio personal de cada uno, señalan desde el Departamento de Riesgos de Gedesco



Los trámites que hay que llevar a cabo para crear una sociedad anónima hay que comenzarlos solicitando un certificado de Denominación Social en el Registro Mercantil para que el nombre de la nueva empresa no coincida con alguna de las ya existentes con la misma actividad. 



Seguidamente, es preciso abrir una cuenta bancaria a nombre de la nueva firma, con un importe mínimo de 60.102€, que será el capital social de la empresa. Los Estatutos de la sociedad deben establecerse en este momento, que con posterioridad se incluirán a la Escritura de Constitución, la cual debe ser firmada ante notario.



En la Consejería de Hacienda correspondiente hay que realizar el pago del impuesto de transmisiones patrimoniales, que implica una tasa del 1% del capital inicial. Al mes siguiente de la firma de la escritura, se inscribe la sociedad en el Registro Mercantil, para lo cual es necesario efectuar una provisión de fondos.



En Hacienda, el emprendedor debe solicitar el CIF, presentando una copia de la escritura de constitución, el impreso de solicitud y una copia del DNI, así como dar de alta la firma en el Impuesto de Actividades Económicas, indican desde el departamento de Riesgos.



Una vez realizados todos estos trámites, los socios deben ingresar en el régimen de la Seguridad Social y afiliar a los trabajadores, tras obtener el número patronal, que es el número de la Seguridad Social de la empresa.



Conseguido esto  y antes de comenzar la actividad, la empresa debe solicitar el libro de visitas  en la Inspección General de Trabajo y obtener la licencia de actividades en el ayuntamiento de la localidad donde tenga su sede.



¿Cómo crear una Sociedad Limitada?



Si has decidido iniciar una actividad como empresario y constituir tu propia empresa, estos son los trámites obligatorios para una Sociedad Limitada.



En primer lugar debes dirigirte al Registro Mercantil para registrar el nombre de tu empresa y solicitar el certificado negativo de denominación social, que tendrá tres meses de validez hasta su registro en el notario. Pasado este tiempo, tendrás que renovarlo. Este es el documento que acredita que el nombre de tu sociedad no coincide con el de ninguna otra existente.



Deberás presentar un documento en el que figuren tres posibles nombres. Es recomendable optar por uno que sea original o compuesto, debido a la gran cantidad de nombres que hay registrados.



Una vez pasado este trámite, tendrás que abrir una cuenta bancaria a nombre de la empresa con un capital  mínimo inicial de 3.000,06 €. El resguardo del ingreso se presentará en la notaría.



Los socios o el socio deberán redactar los Estatutos Sociales o conjunto de normas que regirán la empresa, que se incluirán en la escritura pública de constitución. Los elementos mínimos que deben constar en este documento son la denominación de la sociedad, en la que deberá figurar la expresión “responsabilidad limitada”, el objeto social o actividad, la fecha de cierre de cada ejercicio, el domicilio social, el capital social y las participaciones en que se divida (valor nominal de cada una), así como el sistema de administración de la sociedad.



La escritura pública de constitución se realiza ante notario, costoso económicamente, pero necesario para la inscripción en el Registro Mercantil. Es preciso entregar la siguiente documentación: estatutos sociales, certificación negativa del Registro Mercantil central (original), certificación bancaria del capital social, DNI original de los socios fundadores y declaración de inversiones exteriores (si alguno de los socios es extranjero).



En Hacienda deberás obtener el NIF, dar de alta el IAE y la declaración censal (IVA).



Tras la firma de las escrituras, debes obtener el Número de Identificación Fiscal (NIF) provisional, que tendrá una validez de seis meses, así como las etiquetas y tarjetas identificativas, cumplimentando el modelo 036, la fotocopia del DNI y la fotocopia de la escritura de constitución obtenida ante notario. A los seis meses el NIF provisional, deberá canjearse por el definitivo.



El Impuesto de Actividades Económicas (IAE) es un tributo local que grava la actividad de las empresas, profesionales y artistas y necesita tantas altas como actividades se vayan a desarrollar. Habrá que aportar el modelo 840 junto al NIF en la Administración Tributaria. Las empresas con cifras de negocio inferiores a 1.000.000 € al año, están exentas y rellenarán el modelo 036 de la declaración censal.



El último trámite a realizar en Hacienda es la declaración censal o IVA, que detalla el comienzo, modificación o cese de la actividad. Es necesario aportar el modelo oficial 036, el NIF y el IAE, por empresarios, profesionales, artistas y aquellos sujetos a obligaciones tributarias.



Ya sólo queda inscribir tu empresa en el Registro Mercantil, en un plazo de dos meses desde la obtención de la escritura de constitución. La documentación a presentar es la copia de la escritura de constitución, la certificación negativa de denominación social, el documento que acredite el pago del IAE, y la copia del NIF provisional.



Completados los pasos anteriores, deberás dirigirte a Hacienda de nuevo, para canjear la tarjeta provisional de NIF por la definitiva.



Finalmente, la creación de tu sociedad limitada ya es efectiva, sin embargo, para iniciar la actividad debes completar una serie de obligaciones con la Seguridad Social y el Ayuntamiento de tu localidad como es  el alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, la solicitud del número patronal, en caso de contratar trabajadores o la solicitud de la Licencia de Apertura.