Los establecimientos que combinan la tienda física y online son los más beneficiados

Sobrevive al 'showrooming' y lucha contra los comercios online

Combinar la tienda física y la online es la mejor opción que tienen las empresas para luchar contra el efecto 'showrooming', la tendencia de muchos consumidores a ver un producto en un establecimiento para ir a comprarlo después en internet. El objetivo es captar más clientes al crear dos puntos de venta, mantener a los ya existentes y conseguir que un mayor número de personas adquieran su productos, señala José Luis Zimmermann, que es el director general de adigital.

Sobrevive al  efecto del Showrooming  y aumenta las ventas de tu empresaMira, toca, compara y...compra
  • linkedin
  • google+

¿Qué es el Showrooming?

Es una nueva opción que se ha puesto de moda e instalado entre los compradores asiduos a Internet. Consiste en ir a las tiendas físicas, tocar, ver “in situ” los productos y probarlos, para luego buscarlos en la red, adquirirlos a un precio más económico y recibirlos en su domicilio.

¿Por qué surge?

Los consumidores al navegar por Internet, encuentran una oferta de productos y servicios más amplia, lo que les da acceso a mejores y más favorables condiciones económicas que las que se pueden encontrar en un comercio físico.

El comprador de Internet busca antes o después en una tienda offline los productos que le pueden interesar para poder probarlos y tocarlos, principalmente de los sectores de la electrónica, comunicaciones y moda. Finalmente, la compra se realiza en la web que ofrece las mejores condiciones.

Ante este comportamiento, las empresas “no han tenido más remedio" que acercarse a los hábitos de los consumidores aplicando el Showrooming a sus comercios como una estrategia para conseguir más ventas. Además, según los expertos, casi el 50% de las compras online se realizan siguiendo este patrón.

¿Tienda física u online?

El responsable de la Asociación Española de la Economía Digital opina que ambas, la tienda física y la online, son complementarias. Lo que ha ocurrido es que han cambiado los hábitos de consumo y la tecnología “nos está obligando a adaptarnos al mundo digital y a utilizar nuevas estrategias para facilitar las compras a los clientes y fidelizarlos, evitando así que se nos escapen”.  

Por ello, las empresas tienen en su mano nuevas herramientas para acercarse a los clientes que hay que aplicar para luchar contra la fuerte competencia que existe en el mercado, sin olvidar que “hay que estar allí dónde está el consumidor y adaptarse a sus formas de actuar”.

Consejos para las empresas

Para conseguir convivir con este nuevo fenómeno del Showrooming, Jose Luis Zimmermann, recomienda las siguientes actuaciones por parte de las empresas:

1-Integrar los canales online y offline. Ambos canales deben complementarse, no ser réplicas exactas. Las empresas pueden realizar acciones cruzadas o anuncios en la web que dirijan a los clientes a las tiendas físicas o, viceversa, con entrega de descuentos personalizados en las mismas para fomentar la página web.  

De igual forma, considera ‘imprescindible’ tener una aplicación digital para dispositivos móviles, lo que facilita las relaciones entre el comercio y los consumidores, como por ejemplo, para evitar que los clientes deban volver a la tienda, en caso de que aplacen la compra.

2-Conexión WiFi gratuita para los clientes. Es una opción que tiene mucho éxito entre los clientes. Además, los proveedores de Wifi proporcionan estadísticas a las empresas, lo que les ayuda a conocer cuáles son los proveedores más utilizados por los consumidores a la hora de comparar precios.

3- Conocer los precios de la competencia. Es importante para una empresa saber a qué precio vende la competencia los mismos productos o servicios, para actuar en consecuencia y atraer a los clientes.

4-Servicio posventa. Los clientes agradecen estar informados de las  novedades o evoluciones de los productos, así como de las ofertas y descuentos que pueden encontrar. Cuidando estos aspectos, ofrecemos al cliente la mejor experiencia de compra, le facilitamos el proceso, con garantías y una ‘excelente posventa’.   

…y, ¿si no tengo una tienda online?

El pequeño y mediano empresario que no tenga una tienda online debe intentar ofrecer a sus clientes unas condiciones que no encuentre en Internet. Debe aprovecharse de que el cliente ‘está dentro de su tienda’ y cuando prueba sus productos o servicios “in situ”, hasta que no salga de la tienda, puede cambiar de idea, si se les ofrecen ofertas, descuentos u otras alternativas atractivas.   

Las pymes tienen unas importantes ventajas frente al ecommerce como son la compra inmediata y la facilidad para el cambio o la devolución, procesos que se “hacen más largos en las tiendas online”, asegura.