El grupo industrial químico reabrirá sus fábricas de Torrelavega

Sniace baraja reabrir con una plantilla de entre 162 y 318 trabajadores

La dirección de Sniace, el grupo industrial químico, baraja reabrir sus fábricas de Torrelavega con un máximo de 318 trabajadores si las condiciones permiten retomar la actividad en las tres factorías, o sólo con 162 en el caso de que Viscocel no arranque por las dificultades económicas o medioambientales.  

Sniace baraja reabrir con una plantilla de entre 162 y 318 trabajadoresSniace reabrirá con un máximo de 318 trabajadores
  • linkedin
  • google+

Así lo han trasladado al comité de empresa el director de Nuevos Proyectos e Inversiones, Fernando Gómez de Liaño; el responsable de Producción, Javier del Castillo, y el jefe de Personal, José Manuel Colio, en un encuentro al que no ha acudido el presidente, Blas Mezquita, pese a estar anunciada su presencia.

El secretario del comité de Sniace, Antonio Pérez Portilla, ha asegurado a Efe que la reunión ha sido "un mero encuentro técnico", ya que los directivos no han querido tratar otras cuestiones, aunque es la primera vez que se avanza una cifra sobre lo que supondría que Viscocel no se ponga en marcha.

A su juicio, el encuentro "ha quedado desvirtuado" respecto a lo que ambas partes habían acordado negociar en la reunión, que era la futura plantilla y las fórmulas para dar respuesta a los excedentes de personal y las reincorporaciones.

Para Pérez Portilla, la información aportada por los directivos sobre la plantilla en caso de que Viscocel no reabra es "un auténtico desastre".

Respecto al plan de viabilidad de Sniace, la modernización de Viscocel sigue fijada en unos 5 millones de euros, mientras que la adaptación de la planta de celulosa, con la puesta en marcha de un nuevo secadero de pasta y otras mejoras, requeriría una inversión de 25 millones de euros.

La dirección ha avanzado que la próxima semana habrá una nueva reunión, esta vez con la asistencia de Blas Mezquita. Y los trabajadores, a través de Pérez Portilla, han anunciado que si en ese encuentro "no hay interlocutor válido", se levantarán de la reunión.

Además, sobre la mesa ha quedado la fecha del 22 de abril, día en que tendrá lugar el juicio en la Audiencia Nacional, y la posibilidad de que una declaración de despido nulo o improcedente lleve a la empresa a la liquidación, ante la imposibilidad de asumir las indemnizaciones.