El sindicato afirma que devolverá el dinero

Un sindicalista afirma que gastaba de la 'tarjeta black' para UGT

El miembro del sindicato UGT Eduardo Torres Posada, uno de los 13 exdirectivos de Caja Madrid que han declarado que utilizaron las ‘tarjetas black’, ha dicho ante el juez de la Audiencia Nacional que todos los gastos que realizó contaban con el visto bueno de la organización y que “estaba todo procedimentado”. 

Un sindicalista afirma que gastaba de la 'tarjeta black' para UGTUn sindicalista afirma que gastaba de la 'tarjeta black' para UGT
  • linkedin
  • google+

El sindicalista ha admitido que utilizó la tarjeta de crédito para financiar octavillas, carteles y circulares empleadas en las campañas de la organización de trabajadores, además de para comidas con miembros del sindicato, la adquisición de camisas, zapatos, gasolina, viajes y gastos de telefonía.

Eduardo Torres ha afirmado ante el magistrado que todas las dietas que le entregaron entre el 2001 y el 2006, cuando formó parte de la Comisión de Control de la entidad financiera, eran ingresadas en la cuenta de UGT, informa Europa Press.

En este sentido, ha asegurado que todos los gastos eran supervisados y autorizados por el sindicato, que dio su visto bueno a todas las operaciones. Además, ha reconocido que, tras cesar como miembro del Consejo de Administración de Caja Madrid, le fue comunicado que “podía utilizar la tarjeta mientras funcionase y, un día, dejó de funcionar”.

La Federación de Servicios de UGT (FeS-UGT) ha avanzado que si el Juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu entendiera que el representante de los trabajadores en la Comisión de Control de la antigua Caja Madrid, Rafael Torres, cometió alguna ilegalidad en el uso de las 'tarjetas black', el sindicato devolverá el dinero que el magistrado estime necesario.

Unanimidad en las declaraciones

Los trece exdirectivos de Caja Madrid que han declarado el 5 de marzo por el caso de las ‘tarjetas black’, en que se gastaron 15,5 millones de euros entre 1999 y 2012, han coincidido en sus manifestaciones ante el juez respecto a que creían que se trataba de un complemento a sus sueldos, que podían utilizarlas sin límite y “que la entidad tributaba por ellos”.

Sin embargo, José Acosta, exdiputado socialista ha declarado que al entregarle la tarjeta visa, le recomendaron que tuviera prudencia en sus gastos, pero a pesar de ello cargó en ella 62.300 euros.

Ante esto, se justifica diciendo que “no la utilizaba para comprar productos eróticos”. Por su parte, Juan Iranzo, utilizó la tarjeta para comprar lencería y flores, llegando a gastar hasta 46.800 euros con su ‘tarjeta black’.

Miguel Corsini, que ocupó la presidencia de Renfe, señaló que intentó devolver los 46.700 euros que cargó en la tarjeta, pero que la Fundación Caja Madrid, le reintegró el importe.