Siete dudas comunes con el factoring

El factoring es una de las fórmulas de financiación alternativa más interesantes del mercado. Como cualquier operación empresarial, existen dudas sobre su solicitud, cantidades y tiempo límite, beneficios, riesgos… Dudas, todas ellas, perfectamente razonables, y que pasamos a aclararte a continuación de forma muy rápida y sencilla, con el objetivo de ahorrarte una llamada a nuestro servicio de atención al cliente.

Siete dudas comunes con el factoringSiete dudas comunes con el factoring
  • linkedin
  • google+


Qué se estudia o analiza en el factoring



Mientras que un crédito bancario centrará el análisis en la empresa que solicita el crédito, en una operación de factoring se analiza a la entidad a la que se emite una factura. Tu empresa, en ningún caso, será sometida a análisis o estudio de solvencia.



Cuánto cuesta el factoring y cómo se calcula



Existen dos factores que intervienen en el precio final. El primero de ellos viene derivado del riesgo de tu cliente. Dado que él será el pagador, se estudia el riesgo real de impago de éste. Como es lógico, cuanto mayor sea, más coste tendrá la operación.



El otro factor que determina un mayor o menor coste de la operación es el plazo de vencimiento de la factura. Del mismo modo, cuanto más plazo se haya establecido para el pago, mayor será el coste para la empresa que solicite una operación de factoring. En nuestro caso, y para hacer una primera estimación, es posible anticipar el cobro de las facturas desde 3,75 de interés nominal anual.



banner-factoring-al-375.gif



Qué dinero recibiré y en qué periodo de tiempo



Normalmente, la operación de factoring oscila entre un 80 y un 90% de la cantidad total que determine la factura. En cuanto al tiempo, el estudio de la operación se realiza en 24 horas, y los pagos se realizan mediante transferencia a través del Banco de España. Esto significa que en unas horas el dinero estará en su cuenta.



¿Y si mi cliente no paga?



Si has gestionado la opción de factoring sin recurso, debes saber que estás completamente cubierto. Es decir, cobrarás la factura incluso aunque tu cliente nunca llegue a pagarla, pues la entidad financiera es la nueva titular de los derechos de cobro, y ella asumirá las consecuencias de un impago.



Estoy en concurso, quiebra, etc. ¿puedo pedir factoring?



Si tienes facturas por cobrar, incluso te diríamos que no es que puedas hacerlo, sino que debes hacerlo. En una operación de factoring la solvencia del emisor de una factura es irrelevante. Interesa conocer el riesgo del pagador, no del emisor del título. Por lo tanto, incluso aunque la organización empresarial se encontrara en Administración Concursal, podrías solicitar una línea de factoring y adelantar tus cobros pendientes.



Qué avales o garantías tendré que presentar



Ninguna. La empresa que solicita el factoring no tiene que presentar ningún tipo de aval o garantía, porque esa no es la empresa sometida a estudios de solvencia. Es, por tanto, una acción interesante para una empresa que necesite liquidez inmediata. No necesitará aportar información adicional que certifique que tiene otro tipo de solvencias o avales que cubran la operación.



¿En qué se diferencia el factoring del anticipo de facturas?



En el número de efectos. Mientras que en el anticipo adelantas una factura concreta, en el factoring la cesión incluye todas las gestiones relacionadas con los derechos de cobro. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.