Descubre si tu producto tendrá éxito con el Customer Development

Si mi idea de empresa y mi producto son buenos, ¿por qué he fracasado?

Muchas empresas lanzan un producto/servicio que después del éxito inicial, comienzan a caer, llegando incluso a tocar fondo. Este proceso sería evitable aplicando el “Customer Development”, una metodología pionera que permite tantear a los clientes antes de ofrecerles los artículos, explica Xavi Sánchez, editor de Emprenderalia.

Sí mi idea de empresa y mi producto son buenos, ¿por qué ha fracasado?Con "Customer Development"podrás obtener el éxito con tus productos
  • linkedin
  • google+


¿Qué es el Customer Development?



Esta metodología es una podersosa herramienta orientada a la creación de startups, e ideada por Steve Blank, profesor en Berkeley, Stanford y Columbia, que tras observar la cantidad de errores que se cometen cuando se inicia una empresa, apostó por descubrir primero las reacciones de los consumidores respecto al producto/servicio.



Metodología tradicional



El emprendedor, cuando crea una empresa siguiendo los métodos tradicionales, no estudia en profundidad las necesidades de los clientes, con lo cual la visión que tiene de ellos no es completamente real, señala Xavi Sánchez, y “no sabe si su producto va a tener éxito hasta que no lo lanza al mercado”.



Al cabo de un tiempo y tras la caída de las ventas, el empresario se pregunta, “si mi idea y mi producto son buenos", ¿por qué ha fracasado?, ¿por qué no lo compran los consumidores?



¿Cómo aplicar el Customer Development?



El Customer Development defiende un análisis previo de la realidad del mercado, basándose principalmente en tres ideas básicas como son: el cliente, el producto y, por último el lanzamiento del producto.



Siguiendo estos pasos, el emprendedor mantiene un contacto previo con las personas que serán su público objetivo, para poder entender cuál es su problemática real, lo que “permite conocer si las características que reúne el producto o servicio, supondrá una solución a sus necesidades”.



Se trata de adaptar el modelo de negocio y el producto a tus clientes directos, con la ventaja de “saber si estás en el camino correcto y, si no es así, poder desandar tus pasos y realizar las modificaciones pertinentes”. De todas formas, “no hay que seguir a ciegas al cliente, sino interpretar lo que desea y aplicarlo a tu producto”, señala Xavi.



La utilización del Customer Development, no “te garantiza el éxito, pero es una metodología muy válida para dar pasos seguros”.



Con los métodos tradicionales, estas acciones se llevan a cabo al revés, es decir, lanzando el producto y, después, rectificando sus posibles fallos, lo cual es mucho más complicado, más costoso, e implica, en determinadas ocasiones, el “cierre del negocio”, debido a la fuerte inversión inicial realizada”, comenta.



El nuevo empresario puede tantear el mercado y a los consumidores publicando en la red una “sencilla web", orientada a comprobar la respuesta de consumidores, o también puede salir a la calle y asistir a aquellos eventos o foros donde suelen concentrarse su clientes potenciales, en definitiva llevar acabo un detallado y planificado “trabajo de campo”.  



Ahorro de tiempo y dinero



No todas las ideas que surgen en la mente de los emprendedores pueden llegar a transformarse en un empresa. Por esta razón, "el Customer Development te ayuda a descubrir si tu idea es buena, si debes echar el freno y no seguir adelante, o si modificando la idea original puedes encontrar un producto o servicio revolucionario. Pero lo más interesante es que no perderás tiempo y dinero en un proyecto inviable", explica el editor de Emprenderalia.