Autónomos y jubilación, prepárate para el mañana (II)

Una de las mayores preocupaciones para los trabajadores autónomos se centra en la jubilación, y a la posible pensión que recibirán cuando se retiren del escenario profesional el día de mañana.

Autónomos y jubilación, prepárate para el mañana (II)Autónomos y jubilación, prepárate para el mañana (II)
  • linkedin
  • google+

Qué hacer para mejorar las cifras de la pensión por jubilación

En primer lugar hay que establecer un plan respecto a la elección de la base de cotización. Teniendo en cuenta que en nuestro país, cotizar por la base mínima supone hacer frente a un pago de más de 250€ al mes (esto cuando ya se han agotado los descuentos y ayudas para nuevos autónomo y demás), es entendible que muchos de los trabajadores autónomos decidan no aumentar su base de cotización, ya que la inversión es considerable teniendo en cuenta la incertidumbre económica entre la que se mueve este colectivo de forma habitual.

Pasar a cotizar por la base máxima, aunque depende un poco de cada caso, supone hacer frente, de media, a unas cuotas mensuales que duplican la base mínima, es decir, cuotas que rondan los 500€ al mes.

Teniendo en cuenta estas cifras, son pocos los autónomos que optan por cotizar por la base máxima, aunque este esfuerzo de presente les suponga una futura pensión mucho más suculenta, y aguantan el máximo tiempo posible cotizando sobre la base mínima. Pero, en cualquier caso, es aconsejable tener en cuenta ciertos datos antes de modificar la base de cotización como trabajador autónomo.

Es básico atender a la cantidad de años cotizados que suma el autónomo, también hay que fijarse en cómo ha sido la evolución de sus ingresos y no perder de vista cuál ha sido la evolución de los índices del IPC.

Cómo influye la base de cotización en las cifras de la jubilación

Cuanto antes tome la decisión de modificar al alza su base de cotización, antes comenzará a aumentar las cifras de su jubilación un empleado autónomo, recibiendo una pensión anual mucho más elevada que si cotiza por la base mínima durante toda su vida laboral. En cifras los datos quedarían de la siguiente manera:

> Cotizando por la base mínima durante todo el cómputo que será analizado por la Seguridad Social para el cálculo de su pensión, un autónomo tendría acceso a una cuantía de pensión anual de unos 12.400€.

> Si el autónomo tomara la decisión de comenzar a cotizar por la base máxima a partir de los 50 años, justo 15 años antes de jubilarse, la cuantía anual de su pensión de jubilación superaría los 32.000€. Hay que tener en cuenta que el cambio de la base de cotización no es inmediato, una vez solicitado se demora unos dos meses en ser efectivo, así que estos plazos habría que tenerlos en cuenta a la hora de fijar el momento en el que deseamos hacer efectivo el cambio.

> Y habría una opción a medio camino entre las dos anteriores, que es cuando el autónomo decide cambiar su base mínima de cotización a la máxima cuando ha superado la barrera de los 50 años. Por ejemplo, en el caso de que la edad del autónomo ronde los 57 años en el momento de modificar su base de cotización, la cuantía de su jubilación anual ascendería a 21.300€.

Cómo asegurarse una buena jubilación

Para asegurarnos un buen retiro del mercado laboral como trabajadores autónomos se puede optar por dos fórmulas diferentes o por una combinación de ambas.

En primer lugar, podríamos adoptar la actitud de no escatimar con la base de cotización, ya sea desde un primer momento, si las cifras de nuestro negocio lo permiten, o a partir del instante en el que veamos que es viable afrontar ese significativo gasto mensual. Como hemos visto en las cifras de ejemplo del punto anterior, cuanto antes y cuanto más tiempo se cotice por esta base, mejor.

Como segunda opción, encontramos la posibilidad de contratar un plan de ahorro personal; un plan que también convendría iniciar cuanto antes y de la manera que sea, aunque en un primer momento no le dediquemos cantidades demasiado elevadas, todo aporte va contando para el día de mañana.

Contar con un plan de ahorro, es una decisión muy recomendable, sobre todo cuando decidamos que vamos a cotizar por la base mínima. Una buena opción, es incluir en el plan de ahorro personal la diferencia entre la base mínima y la máxima. En el caso de que el empleado autónomo decida cotizar por la base máxima, y a su vez, establecer un plan de ahorro personal, el día de mañana podrá disfrutar de una sobrada pensión de jubilación.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.