Autónomos y jubilación, prepárate para el mañana (I)

Una de las mayores preocupaciones para los trabajadores autónomos se centra en la jubilación, y en la posible pensión que recibirán cuando se retiren del escenario profesional el día de mañana.   

Autónomos y jubilación, prepárate para el mañana (I)Autónomos y jubilación, prepárate para el mañana (I)
  • linkedin
  • google+

Así se recoge en datos de un informe de UPTA, en el que se afirma que el 41% de los autónomos se muestra preocupado respecto a esta cuestión.

Según los datos de UPTA, la preocupación por el tema de las pensiones no es igual para todos; los autónomos menores de 35 años lo ven como una preocupación secundaria, en cambio, para un 67% de los mayores de 55 años el tema es un auténtico quebradero de cabeza.

Básicamente, acceder a la jubilación siendo trabajador por cuenta propia no difiere mucho de hacerlo siendo trabajador por cuenta ajena, salvo por un detalle, la cuantía de la pensión anual, dado que los trabajadores autónomos tienen una marcada tendencia a cotizar por la base mínima, lo que reduce significativamente la cuantía de sus pensiones al acceder a la jubilación.

Actualmente no hay fijada una edad concreta para que los empleados autónomos se jubilen, en cambio, sí existen ciertos requisitos que han de cumplir para poder tener acceso a dicha prestación.

Algunos de estos requisitos son, por ejemplo, haber cotizado al menos durante 15 años, y un mínimo de 2 han de estar cotizados dentro de los 15 años previos al acceso a la jubilación. Por otro lado, el autónomo que quiera retirarse debe tener en cuenta, además, que debe haber alcanzado la edad mínima de jubilación (que hoy en día se sitúa en los 65 años y 4 meses), y por supuesto, el trabajador por cuenta propia ha de encontrarse al corriente en sus pagos a la Seguridad Social.

Jubilación anticipada y jubilación parcial

Si el trabajador autónomo tiene la condición de mutualista podría beneficiarse de la jubilación anticipada. Por otro lado, la jubilación parcial también supone una buena opción ya que, con ella, el trabajador puede seguir cotizando mientras al mismo tiempo va cobrando parte de la pensión por jubilación que le corresponde.

Al poder seguir cotizando, el trabajador se asegura la opción de conseguir una cuantía de pensión algo más alta el día que decida jubilarse por completo.

La crisis y el aumento del autoempleo

En los últimos años, el autoempleo ha crecido de forma notable, lo que ha situado el número de trabajadores autónomos entorno al 20% del total de cotizantes en nuestro país. Durante 2015 se registraron 143.000 nuevas altas de autónomos, lo que nos deja una media de unos 115 nuevos trabajadores por cuenta propia al día.

Pero estos grandes números no resultan tan altos para los propios autónomos, que en ocasiones, se dedican a una actividad muy estacional (con sus correspondientes periodos de inactividad, y la consecuente falta de facturación) o que, simplemente, no siempre consiguen alcanzar las metas económicas que tenían previstas mes a mes.

Es por estos motivos, que la tendencia habitual entre los autónomos es la de cotizar por la base mínima, lo que les augura un futuro en el que la cuantía de su pensión por jubilación es bastante baja, y muy inferior a la que disfrutan los trabajadores por cuenta ajena.

Este es un detalle que hay que tener muy presente, ya que si nos descuidamos y no acertamos en el momento de modificar la base de cotización como trabajadores autónomos, en el futuro nos podemos encontrar con sorpresas desagradables que ya no tienen solución.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.