Ser emprendedor también tiene ventajas

Los emprendedores somos sufridores natos, nos arriesgamos y eso tiene su precio, pagamos con nuestro esfuerzo y a veces ganamos y otras perdemos, pero siempre aprendemos, porque a pesar de todo, ser emprendedor también tiene ventajas.

Ser emprendedor también tiene ventajasSer emprendedor también tiene ventajas
  • linkedin
  • google+

Cuando decidimos montar nuestra propia empresa sacrificamos dos cosas importantes: un puesto de trabajo fijo (aunque a día de hoy no existe realmente un empleo fijo) y un salario todos los meses (ya no tendremos un ingreso fijo todos los meses, sino que será variable, a veces ganaremos mucho y a veces incluso perderemos dinero).

No obstante, a pesar de que emprender es siempre un riesgo, tiene ventajas y las debemos tener muy presentes cuando las cosas se complican en nuestro negocio o cuando nos decidimos a emprender:

Hacer lo que te apasiona

Confucio decía: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día más de tu vida”. A día de hoy sigue siendo cierto, porque cuando decidimos trabajar en lo que nos apasiona, realmente trabajar se convierte en algo divertido en algo que hace que los lunes tengan otro aspecto y que nos apetezca ir a trabajar.

La pasión será la base de tu motivación día a día, y hará que las cosas siempre sean más fáciles porque las afrontarás con ganas. Se trata, como dice Ken Robinson en su libro “El Elemento” de buscar nuestro elemento, el punto de encuentro entre nuestras aptitudes naturales y las inclinaciones personales.

Independencia y autonomía

Aunque la responsabilidad de nuestro negocio recaerá directamente sobre nosotros, es importante ser conscientes de que tendremos independencia, no obedeceremos las órdenes de nadie, nuestro jefe somos nosotros mismos. Además, podremos gozar de autonomía, para gestionar nuestro tiempo como entendamos que es mejor y para tomar las decisiones que estimemos oportunas para dirigir nuestro negocio.

No obstante, las decisiones que tomemos siempre deberán respetar los principios de responsabilidad, perseverancia y búsqueda de la excelencia y calidad, si deseamos que nuestro negocio tenga éxito.

Ingresos proporcionales a tu esfuerzo

Emprender no significa que vayas a ganar mucho dinero en poco tiempo, eso es una utopía, emprender significa que si nuestro negocio está bien planteado y hemos invertido nuestro esfuerzo es probable que obtengamos beneficios proporcionales a nuestro esfuerzo.

Emprender en un negocio propio requiere una gran dedicación y habrá meses, sobre todo al inicio del desarrollo del proyecto, que no obtengamos ingresos e incluso que perdamos dinero, pero poco a poco, gracias al trabajo duro lograremos salir a adelante.

Satisfacción personal

Tener un negocio propio y sacarlo adelante es una gran satisfacción para cualquier emprendedor. Solamente el hecho de arriesgarse a trabajar por cuenta propia es un triunfo en sí mismo.

Para cualquier persona un trabajo bien hecho, que se ha desarrollado desde el principio hasta el final, siguiendo nuestro propio criterio, es una gran satisfacción y un éxito.

No debemos pensar en el fracaso porque realmente el hecho de atrevernos a emprender ya es un éxito y si llega el momento en que vemos que tenemos que abandonar, habremos aprendido tantas cosas que nos ya no cometeremos de nuevo los mismos errores.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.