Las startups españolas que han crecido sin inversores

De forma habitual son noticia las cuantiosas rondas de financiación que levantan novedosas startups, en otras ocasiones es momento de destacar proyectos que nacieron con el capital modesto de sus fundadores, y que sin haber contado con inversores, han logrado ser muy rentables e incluso millonarios.

Las startups españolas que han crecido sin inversoresLas startups españolas que han crecido sin inversores
  • linkedin
  • google+


En España muchas veces se acusa a las startups de estar más enfocadas a conseguir financiación que a hacer de su idea de negocio algo que de verdad genere beneficios, y que con ello atraiga a los inversores. Pero es que emprender no es fácil, ni gratis, y en ocasiones para poder triunfar si es necesario contar desde un primer momento con buenas inyecciones económicas.



En cualquier caso, emprender sin versares y sin levantar rondas de financiación no es imposible, y en nuestro país contamos con algunas empresas que lo han logrado y sirven para demostrarlo. Todas ellas nacieron únicamente con el modesto capital que sus fundadores aportaron, y que es necesario para constituir una sociedad, algunas son muy rentables hoy en día, otras se han convertido incluso en negocios millonarios.



2006, nace Aspgems



Agustín Cuenca fundó en 2006 esta compañía que hoy está especializada en desarrollar soluciones de software especializadas y adaptadas a cada uno de sus clientes.



Entre sus clientes encontramos grandes nombres como BBVA, Telefónica o Sanitas, que se unen a otros clientes más modestos, y entre todos, han permitido esta startup ir creciendo de forma imparable y sin depender de inversores externos.



Aspgems nació con 3.006 euros, el capital inicial que aportaron sus socios, y ha ido creciendo sólo con recursos propios que la empresa ha ido generando a lo largo de estos diez años.



Durante el pasado año, la empresa facturó 1,77 millones de euros. Su CEO y fundador apunta que cuando no se cuenta con financiación el crecimiento de las empresas es más lento, pero no imposible. Algo que Cuenca siempre ha tenido claro es que para lograr el éxito no hay nada mejor que pensar y poner el foco en lo que los clientes quieren. Y, en su opinión, son muchas las empresas que se olvidan de esto y se centran más en hacer lo que sus inversores quieren o esperan de ellas.



Para Cuenca hay algo claro “Cuesta menos conseguir un cliente que un inversor", además los primeros no se llevan parte del capital de la empresa, y los segundos roban mucho tiempo para que, tal vez, la negociación no acabe en éxito. Por ello, en Aspgems lo tienen claro cada vez que algún inversor llama a su puerta.





2005, nace Milanuncios



Se trata de uno de los mejores negocios de Internet en España. El portal de anuncios clasificados fue creado por Ricardo García en 2005; con un discreto diseño, sin más socios y sin inversión de ningún tipo, tan sólo estaba el alta como autónomo de García.



Pero Milanuncios estaba llamada al éxito, así que empezó a crecer de forma rápida, y en 2010 ya había superado a otra plataforma, Segundamano, líder del mercado en España.



Con este crecimiento, la cosa se iba poniendo seria así que para 2011 Ricardo García constituida la empresa, y para ello pechos grandes nombres como el ex director general en España del gigante eBay.



Por aquel entonces la empresa ya facturaba millones, pero a pesar de ello, García nunca pasó de tener en su equipo más de ocho empleados. Fichar al ex de eBay aún disparó más el crecimiento de Milanuncios, lo que acabó haciendo millonaria a la empresa.



En ningún momento del camino se contó con financiación o inversión externa, pero aún así la empresa logró desbancar a todos sus competidores españoles y se situó muy cerca de los extranjeros.



El dinero externo llegó a García y a la startup en el año 2014, cuando Schibsted, competencia directa de la empresa, le ofreció 50 millones de euros por su negocio y un paquete accionarial valorado en otros 50 millones, según afirman algunas fuentes.



De este modo, un negocio modesto, sin alardes, con financiación propia y pocos empleados acabó siendo una empresa realmente rentable.



Hawkers y Pompeii



Pompeii nació de la mano de cuatro jóvenes emprendedores y los 18.000 euros que reunieron. Con ese capital, y un acuerdo con una empresa de calzado, confeccionaron 350 zapatillas, una afortunada campaña de marketing hizo el resto. De este modo la empresa facturó en 2014 135.000 euros, en 2015 360.000 euros, y este año afirman que están rozando los 2 millones de euros.



El caso de Hawkers es sobradamente conocido. Catalogados como los reyes del "emprendimiento viral", la empresa que nació en 2013, contando con 3.010 euros de capital, es hoy todo un referente en emprendimiento. Sus creadores se especializaron en vender más y en menos tiempo, así durante 2014, su primer año de actividad, llegaron a facturar 15 millones de euros, junto al resto de empresas que forman el grupo Saldum Ventures.



La empresa siempre ha funcionado muy bien y con grandes cifras, pero al final la tentación de los inversores era tal que han recibido hace poco 50 millones de inversión, eso sí, hasta el momento habían conseguido triunfar y ser más que rentables sin la presencia de terceros en su negocio.



 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.