300 trabajadores tendrían que ser readmitidos

Satisfacción en todas las partes por el auto del ERE de Coca-Cola

El alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles, se ha congratulado por la decisión de la Audiencia Nacional que ordena a Coca-Cola a readmitir a los trabajadores despedidos después del “cierre salvaje” de la planta, aunque según la empresa este auto no obliga a la reincorporación efectiva de los trabajadores, que depende exclusivamente de la voluntad de la empresa, ni a la reapertura de ningún centro de trabajo.

Fuenlabrada felicita a los trabajadores de Coca-Cola readmitidos tras el “cierre salvaje” Fuenlabrada felicita a los trabajadores de Coca-Cola readmitidos tras el “cierre salvaje”
  • linkedin
  • google+


"Es sin duda una excelente noticia, no solo para los trabajadores de Coca-Cola afectados, sino para todos los vecinos de Fuenlabrada que a lo largo de este tiempo hemos estado pendientes de la resolución de este conflicto, sintiéndolo como nuestro", ha manifestado Robles, según un comunicado del Ayuntamiento.



Asimismo, ha recordado que, desde el anuncio del ERE, el alcalde ha expresado su apoyo, el del equipo de gobierno y el de todos los vecinos de Fuenlabrada, a los trabajadores de Coca-Cola, "porque son un ejemplo con su actitud tan activa y reivindicativa que han mantenido desde el inicio y porque el cierre salvaje de la planta de Fuenlabrada ha sido una injusticia".



El auto dictado por la Audiencia Nacional establece la ejecución provisional de la sentencia que se dictó en junio y que declaraba nulo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por el embotellador único, que afectó a 1.190 trabajadores y conllevó el cierre de cuatro plantas (Fuenlabrada, Asturias, Palma de Mallorca y Alicante).



Por su parte, la compañía ha señalado en un comunicado que "respeta y acata" el auto que ordena readmitir a los despedidos y al pago de los salarios a los trabajadores que solicitaron la ejecución desde el 13 de junio "de los que se deberá descontar las prestaciones por desempleo que se hayan percibido durante dicho periodo".



El embotellador único ha precisado que el auto afecta "exclusivamente" a los trabajadores que solicitaron la ejecución provisional de la sentencia presentada el pasado mes de junio, alrededor de más de 300 trabajadores, y que "no obliga a la reincorporación efectiva de los trabajadores, que depende exclusivamente de la voluntad de la empresa, ni a la reapertura de ningún centro de trabajo".



El negociador de Coca-Cola Iberian Partners, Manuel Pimentel, que ha mantenido reuniones con los sindicatos desde el pasado mes de junio, ha recalcado que el auto no obliga a reabrir la planta de Fuenlabrada. "El hecho de que la Audiencia Nacional no obligue a reabrir Fuenlabrada permite ofrecer un puesto de trabajo a todos los que lo deseen en otras plantas de la compañía", ha señalado.



La empresa de bebidas refrescantes cuenta ahora con un plazo de cinco días para decidir si procede o no a la reincorporación efectiva de los trabajadores solicitantes.



El embotellador único ha subrayado que las reincorporaciones "en todo caso se llevarían a cabo en los centros que están abiertos y en los puestos ahora existentes" según la actual configuración organizativa de la empresa.