Be Mate es una comunidad en la que se unen viajeros, propietarios y hoteles

Sarasola se apunta a los alojamientos ‘alegales’ y lanza Be Mate

“A todos nos gusta viajar, pero nuestra manera de hacerlo ha cambiado”, se puede escuchar en el vídeo de presentación de Be Mate, una nueva iniciativa del empresario hotelero Kike Sarasola, quien propone adaptarse a los nuevos hábitos de los consumidores, uniendo a viajeros, propietarios de apartamentos y hoteles en una misma plataforma.

Sarasola se apunta a los alojamientos ‘ilegales’ y lanza Be MateKike Sarasola
  • linkedin
  • google+


De esta manera, Sarasola tiende un puente entre particulares - aquellos que alquilan sus viviendas para uso turístico - y los hoteles, que actualmente tienen posturas encontradas. En este sentido, una amplia mayoría de colegas hoteleros de Sarasola se cierran en banda ante el fenómeno del consumo colaborativo, que está revolucionando la industria.



Plataformas como Airbnb o la española only-apartments están teniendo un gran éxito con sus webs, en las que viajeros y propietarios se ponen en contacto para cerrar la transacción con la mínima intermediación posible. Por su parte, el sector hotelero tilda esta actividad de ilegal, ya que no cumplirían con todas las exigencias de la normativa actual.



En este sentido, la propuesta de Sarasola es poder disfrutar de la independencia y calidez de un apartamento, sin renunciar a los servicios de un hotel. ¿Cómo se hace esto? Sarasola quiere crear una comunidad colaborativa donde las tres partes puedan relacionarse, de manera que aunque uno se hospede en un apartamento, pueda acudir a un hotel cercano para solicitar sus servicios como transfer a aeropuertos, limpieza, lavandería, consigna etc. El hotel como extensión del apartamento, explican en Be Mate.



Inicialmente, los usuarios de Be Mate podrán disponer de todos los hoteles de la cadena Room Mate - propiedad de Sarasola – que cuenta con estancias en Madrid, Barcelona, Salamanca, Granada, Oviedo, Nueva York, Miami, Estambul, México D.F., Amsterdam y Florencia.



Por otro lado, Sarasola, en declaraciones al diario El Mundo, explica que la industria está reaccionando mal ante el fenómeno del consumo colaborativo, mirando hacia otro lado e intentando poner barreras, que no están deteniendo este imparable y nuevo hábito de consumo. Este empresario opina que sus compañeros de profesión deberían tomar la iniciativa y transformarse.