Entrevista a Eloy del Pozo, Responsable de Experiencia de Marca de Grupo Rodilla

Rodilla, crónica de 75 años de innovación

“Parece que fue ayer cuando te comías el primer sándwich Rodilla, y ya llevamos 75 años juntos”, es uno de los eslóganes que el grupo Rodilla ha lanzado para conmemorar este especial aniversario, que tiene su origen en 1938 en la madrileña Plaza de Callao, donde Antonio Rodilla montó su primera charcutería.

Rodilla, crónica de 75 años de innovaciónRodilla, crónica de 75 años de innovación
  • linkedin
  • google+

Lo que comenzó siendo una charcutería que vendía embutidos de Guijuelo (Salamanca) - lugar de procedencia de Antonio - en la actualidad se ha convertido en uno de los grupos líderes de restauración en España, con más de 200 establecimientos y cerca de 1.500 empleados.

¿Cómo lo han conseguido? Lo desvelaremos a continuación de la mano de Eloy del Pozo, Responsable de Experiencia de Marca de Grupo Rodilla.

Como ya hemos avanzado, Rodilla empezó siendo una charcutería que vendía productos típicos de Guijuelo como jamones, chorizos, quesos y demás, sin embargo, Antonio, que era una persona muy emprendedora, pronto quiso innovar, tratando de replicar un producto que aquí no existía: el sándwich.

Después de haber viajado mucho por España y por el extranjero, el afán emprendedor de Antonio, unido a los conocimientos adquiridos en sus recorridos, le empujó a replantear su modelo de negocio. A pesar del mal momento para emprender - 1939 año en el que terminó la guerra civil - este salmantino quiso adelantarse a su tiempo, y poco después de la apertura del comercio, comenzó a vender sus sándwiches en un rincón de la tienda.

Esta idea, tan de moda entre las tiendas actuales de productos gourmet, ya la estaba aplicando Antonio a finales de la década de los 30. El primer sándwich de Rodilla fue el de jamón serrano, ya que en aquella época todavía no había desarrollado las características pastas de relleno. Antes de poder comercializar sus sándwiches, Antonio tuvo que enfrentarse al que sería el primero de sus problemas: el pan de sándwich o pan de molde que no existía en España.

Inicialmente, Antonio trató de importar del Reino Unido este tipo de pan, pero pronto descartó la idea, ya que la logística era demasiado complicada, por lo que finalmente optó por crear su propia receta, que según nos asegura Del Pozo es la que se siguen utilizando en la actualidad.  

Aquello funcionó bien, comenta Del Pozo, sin embargo Antonio quería hacer algo diferente con los embutidos, ofrecerlos en un formato distinto. De esta manera creó las pastas.

“Antonio cogía los elementos de charcutería y los trituraba para crear una pasta que se pudiera untar en el sándwich”, señala Del Pozo, quien no deja de resaltar el carácter innovador de Antonio, que no paró de investigar para crear nuevas y sorprendentes recetas.

“Lo que fue un punto de inflexión fue cuando creó la receta del sándwich de ensaladilla. Fue algo totalmente novedoso en la época. La gente estaba acostumbrada a consumir la ensaladilla con cubiertos”, afirma Del Pozo, quien cuenta que aquella receta tuvo mucho éxito, corriendo rápidamente la voz.

La gente se empezó a llevar los sándwiches a los teatros y a los cines de la Gran Vía - la Plaza de Callao es un sitio estratégico situado muy cerca de esta avenida - , incluso empezó a consumirlos por la calle, algo que antes no existía”, relata Del Pozo.

A partir de la década de los 70 Rodilla empezó su expansión, abriendo otros locales en Madrid como los de las calles Princesa y Orense. Veinte años más tarde abrirían el negocio al mundo de las franquicias, lo que les ha llevado a tener las más de 100 tiendas de las que disponen a día de hoy.

Requisitos para abrir un Rodilla

Profundizando un poco en el tema de la franquicia, preguntamos a Del Pozo por los requisitos básico que exige esta célebre marca para poder abrir un Rodilla.

Requisitos básicos hay varios, pero hay uno que es el más importante: el franquiciado, la persona que va a gestionar un Rodilla. No vale cualquiera. A nosotros nos llegan muchas solicitudes y lo que se busca es un perfil de persona que se vaya a involucrar en el negocio. No buscamos gente que tenga dinero, lo invierta y luego se quede fuera. Nosotros creemos en un negocio el cual conozcas a fondo, además de compartir nuestros valores, que son: alta calidad, artesanía en la producción, cercanía con el cliente y la pasión por el producto que estás vendiendo.

También tienen que contar con un local que cumpla con los requisitos de Rodilla. Hay que tener en cuenta que en Rodilla hacemos los sándwiches de manera artesana, para lo que necesitamos contar con un cuarto de montaje acondicionado para el efecto”, apunta Del Pozo.

Una marca con historia pero joven

Pocas veces se ve a una empresa tan madura y con un aspecto tan fresco. Este es sin duda el caso de Rodilla, que a pesar de sus 75 años se mantiene joven y dinámica como comenta Del Pozo, y es que la continua innovación es una de sus señas de identidad.

“Los comienzos fueron duros. Antonio se tenía que reinventar cada día y no paró de buscar alternativas a la charcutería tradicional, lo que le llevó a desarrollar los sándwiches”, señala Del Pozo.

Incluso con Antonio ya fuera del negocio, este carácter innovador quedó grabado en el ADN de la marca, que conjuga perfectamente la tradición con la modernidad.

Como ya comentábamos, en Rodilla se sigue haciendo el pan con la misma receta de hace 75 años, además de seguir el mismo proceso manual de elaboración, porque los sándwiches se siguen haciendo uno a uno.

Podíamos haber buscado otras maneras más fáciles o más baratas de hacer los productos, pero no se ha seguido ese camino”, constata Del Pozo.

Después de 75 años en Rodilla saben que al cliente siempre hay que ofrecerle novedades, porque si no, éste se cansa. En este sentido, Del Pozo asegura que la empresa está continuamente renovando el portfolio de sabores, como es el caso del nuevo sándwich Madrid, elaborado por Cristóbal, concursante de la segunda edición de Masterchef.

Rodilla ha sabido siempre adaptarse a los tiempos que corrían, adoptando la tecnología en los apartados donde consideraba que más podía aportar, sin renunciar ni a sus valores ni a su identidad.

En este sentido, desde Rodilla han abrazado tanto las redes sociales como las aplicaciones móviles, que tan buen resultado les están dando.

“Las redes sociales son importantes para nosotros, pero incluso lo serán más el día de mañana. Muchos de nuestros clientes no sólo tienen un vínculo comercial con Rodilla, sino también emocional. Lo que nos permiten las redes sociales no es sólo comunicar las nuevas ofertas, sino también intercambiar experiencias con los consumidores”, destaca Del Pozo.

Otra de las características de Rodilla es la buena imagen que se ha ido labrando a lo largo de los años, que incluso alcanza la categoría de entrañable. Rodilla es una de esas marcas que ha formado parte de nuestras vidas, acompañándonos en celebraciones y reuniones.

Precisamente, con del 75 aniversario la marca ha decidido lanzar una acción de comunicación en la que los clientes mandan sus historias relacionadas con Rodilla.

Nos han llegado cientos de historias de gente de todo tipo. Por ejemplo una persona nos dijo cuando estuvo ingresado en el hospital, el mejor momento del día era cuando se comía un sándwich de Rodilla o un señor que recordaba sus tiempos de estudiante en la Complutense y de los sándwiches que se tomaba en la tienda de Princesa”, relata Del Pozo, que afirma que las redes sociales les están permitiendo conocer de una manera más directa a los clientes.

Las redes sociales nos permiten escuchar”, comenta Del Pozo, que invita a todos los consumidores a compartir con ellos sus experiencias, tanto las buenas como las malas, ya que en el segundo caso se procedería a solucionar el problema. Asimismo, muchos de los consumidores se animan a hacer sugerencias para nuevos sabores, que en alguna ocasión se acaban materializando.

“Además este es un canal muy dinámico para lanzamientos, ofertas y promociones. A los clientes que están en Facebook por ejemplo les hemos dejado probar los primeros sabores, incluso a algunos les hemos regalado uno de nuestros sofás”. Por otro lado, Rodilla también dispone de su propia app, que ya tiene más de 30.000 descargas.

“Los usuarios utilizan cada vez más este canal para comunicarse con nosotros. Nos sitúa cerca de los clientes”, afirma Del Pozo.

Siguiendo con el tema de la tecnología, le preguntamos a Del Pozo por el servicio gratuito de wifi que ofrecen a sus clientes y por la decisión de algunos comercios de retirar el internet de sus locales debido a los abusos. Gente que se pide un café en un bar y se queda toda la mañana trabajando por ejemplo.

En este sentido, Del Pozo nos explica que después de probar varias alternativas, finalmente optaron por ofrecer wifi de una manera controlada. Nunca se plantearon quitar el internet, ya que este servicio es un valor añadido que le dan al cliente.

“Los usuarios de Rodilla utilizan nuestras tiendas como parte de su vida, no solo para alimentarse. No somos sitios de paso. Tenemos un wifi controlado por tiempo en el que con tu ticket de consumo tienes 45 minutos de internet, que en algunos casos también se puede prolongar”.

Competencia

Otro de los temas más interesantes fue el de la competencia, y de cómo han seguido manteniendo su espacio en el mercado, a pesar de la invasión de las poderosas cadenas de restauración extranjeras.

“Rodilla se mantiene en su posición de liderazgo precisamente por no haber olvidado sus valores. Rodilla tiene un nicho de mercado diferente al de las cadenas de restauración americanas como McDonalds, Subway etc. No somos un fast food aunque sí se pueda comer rápido. La calidad no está reñida con la velocidad y así lo reconocen los consumidores”.

Además, Del Pozo asegura, que a diferencia de muchos de sus competidores, su cadena es una alternativa para muchos momentos del día.

“A nuestras tiendas puedes venir desde primera hora del día a tomar un café con un bollo recién horneado, luego puedes picar un sándwich entre horas, puedes comer, merendar y cenar. Lo importante es que ante la llegada de la competencia no nos hemos apartado de nuestra personalidad”, señala.

Volviendo al carácter innovador de la insignia, Del Pozo nos explica que dentro de Rodilla existe un área específica de innovación, tanto para procesos (atención al cliente, mejoras operativas etc), como para productos.

Es gente que solo se dedica a investigar y a mejorar. Este departamento está ligado al de comunicación que es el que recibe el feedback de los consumidores”.

Para finalizar preguntamos a nuestro entrevistado por el sándwich más vendido de la marca, que como no podía ser de otro forma es el de ensaladilla, del que se venden más de 3.000.000 al año y por el que Rodilla será recordado toda la vida.