Mejora la eficiencia de la organización y sus resultados

Rodéate de personas positivas y harás tu empresa más competitiva

Generar emociones positivas en una empresa es la mejor manera de conseguir que sus trabajadores realicen sus tareas con mayor motivación, lo que lleva a mejorar la eficiencia de la organización, los resultados y la competitividad, asegura Carlos Alonso, experto en motivación, gestión de talento y liderazgo.

Rodéate de personas positivas y harás tu empresa más competitivaAumenta la productividad, motivación y creatividad
  • linkedin
  • google+

La evolución y desarrollo de las nuevas tecnologías han ido erosionando, en cierto modo, el papel de las personas dentro de las organizaciones, motivo “por el cual necesitamos recuperar el humanismo y volver a colocar a las personas en el centro las organizaciones, no alrededor de ellas”, comenta.

Las empresas, en la actualidad, se han olvidado de conectar con las personas, que son las que generan valor añadido a las compañías, la innovación, la creatividad o la calidad y las traspasan a los productos o servicios de una empresa. “No conozco a ninguna empresa que haya logrado subsistir sin innovar o crear y, eso parte de personas felices emocionalmente”, alega Carlos Alonso.

En el momento en que nos encontramos, señala el especialista en liderazgo, se está aplicando en las empresas la tendencia de “escuchar a los clientes para satisfacer sus necesidades, pero también es importante ponerlo en práctica con los trabajadores de las empresas, como acciones de futuro y de crecimiento”.

Ernest Hemingway decía que “las personas tardamos tres años en aprender a hablar y toda la vida para aprender a escuchar y, yo creo, que tenía mucha razón”, recuerda.

Papel de los directivos

Nuestros directivos, destaca Carlos Alonso, están cada vez están más preparados para exponer lo que piensan, exponer sus visiones, pero “yo creo que todavía falta un gran recorrido y, deben ir dándose cuenta y comprendiendo que, además de mostrar sus deseos, deben escuchar a sus empleados, al ser sus opiniones y experiencias un factor absolutamente diferencial en el nuevo modelo de gestión. 

Compromiso

Es fundamental, puntualiza el experto en motivación, que los trabajadores de una empresa se sientan valorados y comprometidos con la firma. Cuando hay más compromiso se produce un mayor crecimiento.

Despertar las emociones

El hecho que los trabajadores de una firma se sientan bien, se levanten con gusto por las mañanas y acudan al trabajo con motivación porque se sienten valorados va a resultar “absolutamente determinante” para la organización.

Este modelo conducirá a las empresas hacía a la rentabilidad y la obtención de resultados óptimos, al sentir los empleados ilusión ante las situaciones que tengan que abordar durante su jornada laboral, es decir, no nos podemos permitir levantarnos por las mañanas y no tener esa mínima ilusión en aquello que vayamos a abordar, asevera Carlos Alonso.

Ejemplos de compañías que no supieron escuchar

Algunas compañías no supieron escuchar al mercado y a sus empleados, quienes eran los que trataban de forma directa con los consumidores y “expiraron”, al no escuchar e interpretar lo que estaba ocurriendo y que tenía un peso importante.

Me refiero, explica el experto en liderazgo, a aquellas que fabricaban VHS, teléfonos, editoras, que hacían básicamente o exclusivamente enciclopedias y a las empresas que diseñaban y comercializaban mapas. Por no haber ocupado ese hueco, acabaron por “cargarse las compañías”.

Qué pasa cuando un líder no escucha a los demás

Cuándo no tiene tiempo de entender lo que le pasa a su equipo, sus emociones, sus pulsos, sus inquietudes, su malestar y, además tienen mandos intermedios que no lograr asimilar esta realidad, la compañía puede no tener los resultados adecuados y se puede llegar a una situación de cierre de la misma.

Escuchar a todos los agentes

Una organización cuyo objetivo sea alcanzar el éxito empresarial, debe escuchar a los clientes, a los equipos de trabajo, a los proveedores, así como a la competencia y al funcionamiento de los mercados. Además, no “debemos conformarnos con escuchar a nuestro entorno más cercano, sino traspasar fronteras”.

Necesitamos líderes al frente de las organizaciones que sepan comunicar, escuchar, comprometer, ilusionar y emocionar. Que sean capaces de mirar a los ojos de cada una de las personas de su organización, porque ellos realmente es la sangre de las organizaciones y “deben sentirse felices”.

John Lennon  

Carlos Alonso concluye, relatando una anécdota de John Lennon: “Cuando tenía cinco años, su madre le dijo: “Mira John, lo más importante en la vida es ser feliz”. Al cabo de unos años, la señorita en el colegio, le dijo: “Hacer una redacción de lo que queréis ser de mayores”. John en una frase dijo: “Yo, de mayor quiero ser feliz”.

Cuando la profesora leyó su escrito, lo llamó a su despacho y le dijo: “Mira John, creo que no has  entendido de lo que es el trabajo”…y John contestó. “No señorita, la que no ha entendido nada de lo que es la vida, es usted”.