El 70% de su mercado se reparte entre EE.UU, Japón y Francia

Ricardo Caballer, la historia de una pirotecnia de talla mundial

“Estar, siempre tienes que estar en todos los sitios”. Quien así se expresa es Ricardo Caballer Cardo, pirotécnico y socio de Ricardo Caballer S.A, una de las mayores empresas pirotécnicas del mundo con presencia en más de 20 países de los cinco continentes.     

Ricardo Caballer, cuatro generaciones de la mejor pirotecnia de ValenciaPirotecnia musical de Ricardo Caballer S.A.
  • linkedin
  • google+

La historia de un ganador

Muchos empresarios afirman que con el paso de las generaciones, las empresas familiares van perdiendo su esencia para acabar desapareciendo. Éste no es el caso de Ricardo Caballer S.Auna sociedad dirigida por la cuarta generación de una familia amante de la pólvora, la fallas y de Valencia. 

La historia de esta empresa comienza en 1881, cuando de la mano de su fundador Vicente Caballer Calatayud, apasionado de la pirotecnia, nace un negocio dedicadao a un material tan 'insólito' como la pólvora.

Fue su hijo, el primer Ricardo Caballer, de segundo apellido Zamorano, quién llevó las riendas de este negocio, para posteriormente pasarle el testigo a la tercera y cuarta generación: Ricardo Caballer Estellés y Ricardo Caballer Cardo, nieto y biznieto del fundador.

Es en 1980 cuando cambian la razón social a Ricardo Caballer S.A. (RICASA), empresa española especializada en la fabricación de toda clase de artificios pirotécnicos y famosa por su continua innovación en forma de fuegos artificiales terrestres, aéreos, piromusicales, de escenario, etc... que les han permitido compartir su 'magia' con más de 20 países de los cinco continentes.

A pesar de su continua internacionalización, esta empresa familiar sigue mantieniendo las raices y la sede en el municipio valenciano de Olacau, además de tener oficinas en Madrid e Ibiza.

La dedicación de una familia de cuatro generaciones

Caballer asegura dedicar a la empresa unas once horas al día, aunque todo depende “de la época del año”. En verano por ejemplo, han llegado a trabajar unas 16 horas diarias, un esfuerzo que se ha visto recompensado con el continuo crecimiento de la empresa. En los años 80 empezaron con siete trabajadores hasta alcanzar los 70 de la actualidad. “Además hemos crecido en equipamiento, terreno, tecnología y almacenamientos”, explica Caballer.

En este sentido, la buena marcha de los últimos años se debe prinicipalmente a su buen hacer en el exterior, donde ya facturan un 85% del total de sus ventas. En el caso de España, Ricardo Caballer ha decrecido un 60%, que se compensa con el aumento en el mercado internacional. 

La indomable exportación de Caballer

Esta pirotecnia no ha necesitado de ningún tipo de asesoramiento para exportar sus productos, aunque sí ha necesitado del respaldo de sus “amistades, conocimientos y la buena calidad del material” para conseguir abrirse camino en tantos y diferentes mercados.

No se trata solo de viajar a muchos países, sino de conseguir clientes y dejar huella. Por eso, este empresario asegura conocer al 98% de su cartera, repartida entre paises como Brasil, México, Guatemala, Canadá, Francia, Alemania, Suecia, Republica Checa, Grecia, Portugal, Bélgica, Noruega, Turquía, Sudáfrica, Dubái y Bangladés.

“Estar, siempre tienes que estar en todos los sitios”, afirma Caballer quien entre Estados Unidos, Japón y Francia suma un 70% de sus ventas. La pirotecnia ganó 1.742.182€ en 2012, una cifra sensiblemente mayor que los 860.517€ de un año antes.

El producto “estrella” de la casa

La pólvora es sin duda el epicentro y la esencia de esta empresa con más de 100 años de recorrido pirotécnico. El producto estrella de la casa son los espectáculos de pirotecnia (a veces musical) para grandes eventos. Motivo por el que "el producto final tiene que ser sofisticado, de alta calidad y variedad y de buen funcionamiento", apunta. Su próxima aparición estelar será en los juegos paraolímpicos de Sochi en Rusia.

Las claves del éxito de Caballer

Según Caballer, trabajar pensando en pirotecnia es lo que les hace posicionarse en el mercado además de trabajo, innovación e ilusión.