10.400 millones de euros

Repsol compra Talisman Energy con el dinero de YPF

Repsol ha llegado a un acuerdo para comprar la totalidad del capital social de la petrolera canadiense Talisman Energy por una cantidad de 8.300 millones de dólares (6.640 millones de euros) que serán sufragados fundamentalmente con el dinero ingresado por la expropiación de YPF (6.300 millones de dólares).

Repsol compra Talisman Energy con el dinero de YPFRepsol compra Talisman Energy con el dinero de YPF
  • linkedin
  • google+


Asimismo, la compañía española tendrá que hacerse cargo de una deuda de 4.700 millones de dólares (3.760 millones de euros), lo que eleva la operación a unos 13.000 millones de dólares (10.400 millones de euros).



La oferta de Repsol deberá ser aprobada por los accionistas de Talisman presentes en una junta general extraordinaria que tendrá lugar antes del 19 de febrero de 2015.



Talisman Energy aportará a Repsol lugares de extracción de gran potencial como Norteamérica (Canadá y Estados Unidos) y el Sudeste Asiático (Indonesia, Malasia y Vietnam), así como en Colombia y Noruega, entre otros países.



Con la adquisición de Talisman, Norteamerica cobrará mayor peso en la organización española que dedicará el 50% de su capital a explorar este territorio, mientras que Latinoamérica supondrá el 22%.



La incorporación de Talisman conllevará un aumento de la producción de un 76% hasta los 680.000 barriles de petróleo al día, y aumentará el volumen de reservas un 55%, hasta alcanzar los 2.353 millones de barriles equivalentes de petróleo.



El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha comentado "que Talisman es un grupo excelente que sumará su experiencia y contrastado conocimiento en activos en producción a los que ya posee Repsol en la exploración en aguas profundas. Todo ello permitirá dar un fuerte impulso al desarrollo del conjunto de la nueva compañía", ha añadido.



Repsol cumplirá los requisitos y trámites regulatorios precisos en Canadá y presentará una solicitud de autorización ante la autoridad gubernamental en materia de inversiones extranjeras, acreditando los beneficios de esta operación para ese país.



Tras el cierre de esta operación, Calgary, en la provincia de Alberta (Canadá) se convertirá en una de las sedes corporativas más importantes de Repsol en el extranjero.