Estos son los pasos a afrontar

Recortes en la empresa: dónde reducir gastos

La decisión de “meter la tijera” en la empresa es complicada de tomar. Pero cuando la empresa pasa por un momento difícil y los beneficios se reducen, o se prevé una reducción de los mismos, la solución pasa por la reducción de los gastos.

Recortes en la empresa: dónde reducir gastosRecortes en la empresa: dónde reducir gastos
  • linkedin
  • google+

Tomar la decisión de hacer recortes en la empresa favorece el saneamiento de las cuentas y puede ayudar a mejorar la competitividad del negocio y, a pesar de que no siempre es fácil llevar a cabo acciones para reducir los costes, si la situación empresarial se mantienen sin realizar modificaciones, la alternativa será el cierre definitivo del negocio, en el peor de los casos afrontando deudas.

Todo negocio tiene pagos que afrontar, algunos de ellos son fijos y otros variables, algunos son obligatorios, mientras que de otros se puede prescindir o, al menos, reducir su importe total. Así que, no todo vale para mantener la empresa, y de la correcta elección de los recortes puede depender el futuro de la empresa.

Una vez que la decisión está tomada, es el momento de valorar en qué se puede reducir gasto de mi empresa y cuáles son los aspectos de la empresa en los que se puede ahorrar dinero (para invertir o, simplemente, para reducir deudas o evitar entrar en impagados)
 

Hacer un balance y controlar las cuentas

A pesar de que la decisión es complicada, tampoco hay que optar por el “todo vale” a la hora de recortar el gasto empresarial. En muchos casos, porque el afán de ahorro puede restar calidad del servicio o valor de la empresa, dos aspectos que minan la confianza de los consumidores y que, en definitiva repercutirán de forma negativa en el negocio, convirtiendo los recortes en un bucle del que es complicado salir.

Así que el primer paso para reducir gastos de la empresa es hacer un balance de las cuentas revisando minuciosamente todos los gastos, para localizar aquellos en los que se invierte más dinero y aquellos de los que la empresa puede prescindir, aunque sea de forma temporal.

Oficinas y espacios de almacenaje

Un espacio grande requiere de altos costes de mantenimiento, en el caso de que el volumen de negocio sea menor que hace unos años, puede que sea el momento de hacer algunos cambios.

Si las oficinas son de alquiler, sería interesante valorar la posibilidad de cambiar el espacio por otro más reducido y más económico.

En el caso de que el espacio en el que se encuentra la empresa sea en propiedad, la solución puede ser proponer los espacios que no se usan para alquiler de otras empresas, es más, el coworking está de moda.

Revisar contratos con los distribuidores

La necesidad de materias primas, de servicios de logística, de transportes es alta cuando la empresa tiene un gran volumen de trabajo, pero si este se reduce, ¿por qué mantener los mismos contratos? Puede que el precio por unidad sea menor cuando la cantidad sea alta, pero en ocasiones merece la pena reducir el gasto total.

La mejor opción para afrontar esta reducción es hablar directamente con los distribuidores y explicarles la situación.

Material de oficina

Suponen uno de los gastos más altos de la empresa y, en muchas ocasiones, son un auténtico derroche de dinero. No es cuestión de “racanear” material de oficina, pero sí de asegurarse de que el que hay es el necesario, sin excesos.

Sostenibilidad en la empresa

Una de las palabras que no se pueden perder de vista en la reducción del gasto de la empresa: sostenibilidad. Excelente forma de mejorar el brand marketing, y una de las más interesantes para ahorrar.

Promover el uso de documentación electrónica, promover el uso de transporte público, favorecer el uso inteligente de las energías… son algunas acciones sostenibles que la empresa puede tomar y que reducen el gasto.

Apostar por el uso de Internet

La red permite realizar un montón de gestiones y, lo mejor de todo, es que en muchos casos, también permite ahorrar tanto tiempo, como dinero.

Servicios de atención al cliente, publicidad y marketing o comunicaciones son algunos de los servicios en los que internet ayuda a reducir el gasto y, ya de paso, a renovar la imagen de la empresa. Incluso se podría valorar la posibilidad de que los empleados trabajan desde casa, y así reducir el espacio dedicado a oficinas.

La creatividad puede ser la mejor herramienta para reducir el gasto aumentado el uso de internet.

Despedir empleados

Tres de cada cuatro acciones relacionadas con la reducción del gasto empresarial son despidos.

Es una opción válida, es cierto, pero en ella hay que tener en cuenta dos aspectos fundamentales, en primer lugar, hacer una selección para no desaprovechar talento de la empresa y a los trabajadores que añaden valor a esta y, en segundo lugar, el coste de cada despido.

Todo lo que es prescindible

Hay gastos que las empresas realizan de forma tradicional, pueden ser importes pequeños o más elevados, pero en época de recortes son un buen objetivo del que deshacerse, al menos, hasta que se pueda aumentar el gasto.

Conseguir liquidez: ¿Alternativa a los recortes?

No siempre tener que afrontar recortes es algo de sucede de la noche a la mañana, es más, en la mayoría de los casos se trata de un proceso lento y del que solo nos damos cuenta cuando es demasiado tarde.

Un control periódico de las cuentas, puede ser la mejor previsión para evitar grandes recortes en la empresa ya que, cuando se prevén con tiempo, la alternativa al recorte puede ser conseguir liquidez.

Por ejemplo, sería interesante poder contar con el dinero de las facturas que se emiten a los clientes antes de que estos realicen el pago, conocer el riesgo de impagados antes de firmar un contrato con un nuevo cliente u obtener liquidez que los vehículos de empresa sin dejar de utilizarlos, estos son algunos de los servicios que ofrecen Gedesco a las empresas.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.