La empresa Centro de Revalorización de Marcas Españolas vende productos y paquetes con marcas clásicas españolas desde alimentación a cuidado personal

La Real Fábrica Española, la nostalgia como motor comercial

Conseguir el clásico gel de baño Álvarez Gómez y la loción de afeitado Floïd, hacerse con las peonzas y juegos de chapas que estaban de moda en los tiempos de nuestros padres, coleccionar los tomos de la Enciclopedia Álvarez y hasta adquirir tópicos como el torero y la folclórica que durante décadas han decorado los televisores de los hogares españolas. No importa que ahora los hogares dispongan de televisores del plasma, lo ‘vintage’ está de moda y la empresa Centro de Revalorización de Marcas Españolas se dedica a ponerlo en valor.

La Real Fábrica Española, la nostalgia como motor comercialLa Real Fábrica Española, la nostalgia como motor comercial
  • linkedin
  • google+

Esta compañía impulsa Real Fábrica Española, que no es un fabricante sino que utiliza la tecnología de internet para alimentar la nostalgia con la venta de marcas genuinas españolas que siempre han estado en los hogares de la piel de toro.

La iniciativa nace de la sevillana Rocío Muñoz licenciada en Comunicación e Investigación de Mercado que, tras volver a España de un viaje como mochilera por buena parte del mundo, se da cuenta de que apenas conoce España y sus productos. De la búsqueda siguiente de dos años nace Real Fábrica Española en 2012.

El modelo de negocio de la empresa está basado en la selección de marcas españolas prestigiosas y clásicas, que evocan los recuerdos de nuestra infancia y pueden llegar a emocionarnos recordando a nuestros abuelos. La tienda virtual recoge productos de alimentación –mantecadas Salinas, naranjas de caramelo duro Mauri-, productos de tocador –brochas de afeitar Vie-Long, agua de colonia 1916- y decoración –jofainas, morteros de Manises-.

Todo en esta iniciativa empresarial tiene un indudable diseño ‘vintage’, muy cuidado desde la página web hasta las diferentes formas de empaquetado, aunque también distribuye a través de algunos comercios de Madrid y Segovia. El nombre de Real Fábrica Española proviene de las manufacturas reales creadas por los borbones en el siglo XVIII para servir a la realeza y la aristocracia.

La Real Fábrica Española también alimenta al niño que llevamos dentro. Así, los juguetes, la papelería y la librería de la tienda llegan al corazón con distintas muñecas Nancy, yo-yos, rotuladores Carioca, ceras Manley y las historias de ‘Esther y su mundo’. La empresa también prepara paquetes con un indudable aroma a pasado como cestillos de picnic listos para dos personas y cestillos de palma con cítricos.

La diferencia con los tiempos en que nacieron y se hicieron populares estos productos es que hoy no hay que hacer el pedido al colmado y esperar semanas. La entrega por servicio de paquetería se hace entre tres y siete días después de la compra.