Joi Ito, director del MIT Media Lab, desvela los principios para innovar en la economía actual

¿Quieres innovar? Vive el ‘ahora’

“Antes de Internet, las cosas era euclidianas, newtonianas, predecibles de algún modo. La gente intentaba predecir el futuro, también los economistas”. El director del Media Lab del MIT, Joi Ito, describe los profundos cambios que la Red ha supuesto para las empresas a la hora de afrontar el futuro y, por tanto, enfocar la innovación.

¿Quieres innovar? Vive el ‘ahora’¿Quieres innovar? Vive el ‘ahora’
  • linkedin
  • google+


En una conferencia en TED, Ito aclara que, después de la irrupción de internet, “el mundo se convirtió en extremadamente complejo, extremadamente ‘low cost’ y extremadamente rápido”.



Los costes de la innovación se han desplomado por los efectos de la colaboración en la investigación, así como por el abaratamiento de los gastos de distribución y comunicación, así como del montante necesario para lanzar un nuevo producto. Esto ha hecho que los nuevos emprendedores de éxito estén trabajando con un nuevo grupo de principios.



Antes, para crear un nuevo servicio o producto había que crear prototipos detallados que podrían costas millones. Por eso, era necesario que alguien con amplios conocimientos de negocios –finanzas, estrategia- creara un plan de negocio y buscara esa gran cantidad de dinero entre fondos de inversión y grandes empresas.



En la actualidad, por el contrario, estudiantes “sin que nadie les dé permiso” simplemente crean algo nuevo, después consiguen de algún modo el dinero y crean una especie de ‘business plan’. La gente con conocimientos de negocios –MBA- puede que lleguen después. Los test A/B –pruebas directas de mercado con alternativas- y las iteraciones –cambios rápidos tras fallar la entrada en el mercado- están a la orden del día.



Durante su conferencia, el director del Media Lab del MIT esboza tres principios que sí funcionan en el emprendimiento actual:

 



  1. The power of pull. Las reglas tradicionales de las instituciones ya no funcionan, como en el caso de los ‘stocks’. Es mejor crear un sistema ‘pull’, en el que las materias primas entran en el sistema en el mismo momento en que son necesarias.

     

  2. El nuevo aprendizaje. Ya no tiene sentido memorizar una ‘enciclopedia entera’ antes de lanzarte a un nuevo negocio. En los tiempos en que la Wikipedia está dentro de todos los móviles y uno está constantemente conectado a sus amigos, lo necesario es “cómo aprender a aprender”.

     

  3. No necesitas planificarlo todo. El coste de escribir un plan es cada vez más alto y estos documentos son menos útiles. En este mundo extremadamente complejo y rápido hay que dejar atrás la noción de que es preciso planificarlo todo ni almacenarlo todo”.