Tutorial

¿Qué tipo de publicidad es más afectiva?

A una empresa no le basta con tener un buen producto, sino que tiene que mostrarlo a su público objetivo para que éste conozca sus atributos y sienta la necesidad de adquirirlo. Para ello, hay un equipo de marketing encargado de realizar tal función. Entre las tareas que tienen que llevar a cabo, está la de pensar mediante qué canales mostrar el producto o servicio ofrecido.

publicidad afectivapublicidad afectiva
  • linkedin
  • google+

¿Qué factores hay que tener en cuenta?

Antes de decidir en qué espacios colocar publicidad del producto hay que tener en consideración los siguientes aspectos:
 

  • Edad del público objetivo: hay que segmentar correctamente a qué población queremos transmitir el mensaje. Según a qué franja de edad se destine el producto o servicio, el canal tendrá que ser distinto, ya que los medios que consumen son también muy distintos. En general, entendiendo que los más pequeños no son capaces de recibir un mensaje vía medios de comunicación, se pueden diferenciar los siguientes grupos de edad:
     
    • Infantil: los niños son muy visuales y se encargan de hacer saber a sus padres aquello que les gusta. Especialmente, su demanda estará centrada en juguetes. Por lo tanto, una empresa distribuidora tiene que anunciarse en:
       
      • Televisión: debido al hecho que padre y madre tienen que trabajar y están más ocupados, los niños pasan muchas horas delante del televisor. Se trata de un medio muy visual que combina imagen con sonido y que atrae su atención.
         
      • Folletos: es típico ver en los buzones los folletos con fotos de los juguetes. Por otro tipo de productos es un medio del todo anticuado, pero en este caso concreto es de gran utilidad.
         
      • Propio espacio del local: el local tiene que ser atractivo. Hay que tener en cuenta que el propio local puede ser una herramienta publicitaria muy potente. Primero, para aquellas personas ya interesadas. Hay que colocar los elementos a la vista del público infantil, organizado por edades. Por lo tanto, a más edad, más arriba ubicado. Del mismo modo, un diseño exterior atractivo puede llamar la atención a quien en un principio no iba con la idea de entrar.
         
    • Joven: el público joven ha crecido en un contexto de consumo rápido y de constante cambio y variabilidad. Por lo tanto, hay que prestar atención a los mensajes cortos y claros que directamente les interpelen. Asimismo, dominan el mundo de las nuevas tecnologías, que es a la vez el canal que más se consulta antes de tomar una decisión de compra. Por lo tanto, es imprescindible dirigir su publicidad vía Internet y redes sociales. Es muy útil realizar promociones o concursos como primer paso para atraer su atención.
       
    • Adulto: se informa mediante todos los canales. Es una población que, en general, ya domina las nuevas tecnologías, aunque no hace un uso tan intensivo de las redes sociales. Igualmente, mantiene la costumbre de mirar la televisión.
       
    • Tercera edad: se informan mediante canales tradicionales, como la televisión y hasta la radio. Por lo tanto, es interesante tener presencia en estos medios. Otro factor que valoran es la proximidad. Es un público a quien le gusta recibir una atención muy personalizada y de la que se puede extraer mucha información sobre sus preferencias, porque cuentan todo lo que quieren y lo que les pasa. En el espacio del local, los carteles tienen que ser grandes y vistosos para que les sea fácil reconocer aquello que están buscando.
       
  • Quién toma la decisión de compra: aunque el producto pueda ir dirigido a un determinado grupo, puede que sea otro quien realice la acción del desembolso monetario y, en última instancia, haga el gasto. Aunque hay que focalizar la publicidad a aquel grupo a quien se satisface la necesidad, también hay que tener en cuenta la persona que realizará la compra. Si el producto ofrecido es muy contrario a sus preferencias, por mucho que se le insista, tampoco lo adquirirá. Por lo tanto, hay que incluir algún elemento que haga el producto mínimamente atractivo también para el comprador. Un ejemplo claro son los juguetes. Los hijos insisten a madre y padre para que se lo compren y hay que ser capaz de introducir algún atributo al juguete para que finalmente sea visto con buenos ojos y se realice la compra (un determinado diseño atractivo, elementos educativos o de facilitación en términos de sociabilidad del niño…)
     
  • Ámbito territorial del público objetivo: en caso de querer abarcar a un territorio muy amplio, habrá que utilizar medios generalistas que tengan presencia en todo este espacio. En cambio, si el objetivo es captar público de una región o población en concreto, puede ser mucho más útil realizar una campaña de proximidad en aquellos medios más reconocidos por ellos. En este caso, también, la presencia a pie de calle puede ser una estrategia adecuada, ya que es una forma de ganar visibilidad y que se hable entre la gente de lo que ofrece la compañía.
     
  • Especificidad del público objetivo: no es lo mismo presentar un producto generalista para un público muy amplio (como puede ser cualquier producto de primera necesidad), como otro que sea más específico de un sector o ámbito muy concreto. En el primer caso, es preferible utilizar los principales medios de comunicación para llegar a todo tipo de perfiles. Para el segundo, en cambio, es más recomendable utilizar aquellos canales específicos del sector. Por ejemplo, si se vende un material específico para una profesión concreta, anunciarse en revistas del sector.
     
  • Poder adquisitivo del público objetivo: hay un determinado público de alto valor añadido y gran capacidad de compra que se informa mediante unos canales totalmente diferentes al resto de la población. Por ejemplo, al tener unas preferencias más caras que el resto, compran determinadas revistas o asisten a determinados eventos más exclusivos que no están al alcance de la mayoría. Por lo tanto, si se ofrece este producto exclusivo, hay que estar en estos encuentros para ser reconocido.
     
  • Coste de cada uno de los canales: antes de realizar ningún tipo de campaña, hay que saber con qué presupuesto se cuenta. Lo ideal para cualquier empresa sería poder anunciarse el máximo tiempo posible en los canales más consumidos por el público objetivo, pero no siempre puede ser así. Este tipo de publicidad solamente lo pueden costear grandes compañías.
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.