Qué tipo de liderazgo rechazan las grandes marcas

Si analizamos los perfiles de los grandes directivos de empresas de cierto tamaño, veremos, que, a pesar de las diferencias todos comparten algunos rasgos comunes, generalmente, relacionados con cuestiones como la dedicación, la metodología aplicada, el esfuerzo… pero fuera de estos lugares comunes los tipos de liderazgo pueden ser muy diferentes. Ahora bien, hay algunos modelos de liderazgo que las grandes empresas rechazan sistemáticamente por poco eficaces o por problemáticos.

LiderazgoQué tipo de liderazgo rechazan las grandes marcas
  • linkedin
  • google+

Ahora bien, hay algunos modelos de liderazgo que las grandes empresas rechazan sistemáticamente por poco eficaces o por problemáticos.Hoy en día el liderazgo, entendido como las cualidades que necesita una persona para dirigir de manera eficaz un negocio, ha variado sustancialmente con respecto a tan sólo dos décadas atrás. Es cierto que resulta complejo separar las cualidades de un líder como gestor de sus cualidades personales, lo cual al final nos lleva a entender que hay una componente personal muy importante en todo esto, sin embargo, como indicábamos, existen algunos perfiles que los consejos de administración tratan por todos los medios de eludir para estas grandes empresas, vamos a revisar tres de estos perfiles.

El tirano

Ojo, se trata de un modelo de liderazgo que sigue muy vigente en la actualidad, sobre todo en el caso de empresas en las que coinciden fundador y gestor en la misma persona. Sin embargo, desde un punto de vista meramente empresarial este modelo de liderazgo hoy en día no se acepta como bueno.

Se basa en el ensalzamiento personal por encima de todo lo demás. Se trata de un liderazgo que no sabe en absoluto delegar, pero, peor aún tampoco reconocer las posibilidades de mejora más allá de las ideas propias o de un reducido grupo de asesores.

Es cierto que este modelo presenta algunos casos de éxito muy importantes, pero lo son más por el concepto o la idea que han gestionado que con el modelo de liderazgo que a la postre casi siempre conduce a serios problemas con los consejos de administración. Tenemos muy buenos ejemplos de todo esto en las grandes empresas tecnológicas en las últimas décadas.

El desconfiado patológico

Se trata de un estilo de liderazgo que, en sí mismo, puede no ser negativo, ya que se basa en la desconfianza absoluta de todos los detalles en todos los procesos, lo que obliga a ejercer un control bestial de la estructura empresarial.

Cuando esto perpetua a lo largo de los años y la persona que lo ejerce posee buenas capacidades de gestión, efectivamente se puede traducir en una mejora más que notable de los procesos productivos a todos los niveles, sin embargo, a la vez se trata de un modelo de liderazgo destructivo ya que obliga a una tensión total a quien lo ejerce pero también a quien lo soporta. Se trata de líderes muy eficaces en todo caso para momentos concretos dentro de las empresas, pero no de líderes sólidos a largo plazo.

El líder colega

En la década de los 80 y 90 del pasado siglo se puso muy de moda, gracias sobre todo a las empresas tecnológicas de nuevo cuño que alcanzaron cifras de vértigo en tan sólo unos pocos años, una figura que hasta entonces parecía poco probable dentro del mundo empresarial, la de un líder empresarial muy cercano, que proponía ser visto casi más como un amigo que como un superior dentro de la empresa.

Este estilo de liderazgo puede ser, y de hecho es, muy funcional dentro de empresas de pequeño volumen o similar, sin embargo, con los años, se ha demostrado muy poco eficaz dentro de las grandes corporaciones, donde la necesidad de estructuras sólidas supera con mucho otras necesidades de modelos de relación entre empleados y empresa.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.