¿Qué riesgos tiene emprender?

La obligación de emprender Desde que se agudizó el contexto de crisis económica, ha aumentado de forma importante el número de personas que se han dado de alta como autónomos o que han montado, junto a algún otro socio, una pequeña Sociedad Limitada. 

Riesgos de emprender¿Qué riesgos tiene emprender?
  • linkedin
  • google+

La falta de perspectivas de obtener un trabajo, pues, ha obligado a aquellas personas que antes trabajaban por cuenta aliena a intentar emprender por su cuenta. En algunos casos, decidieron capitalizar el paro e invertir este dinero en la creación de esta nueva empresa.

¿Qué riesgos conlleva emprender?

 Así pues, empezar desde cero un negocio supone tener que asumir algunos riesgos como los siguientes:

  • Falta de experiencia: cambiar el chip de trabajador a “empresario” no es fácil. Hay una gran cantidad de tareas que son necesarias y que nunca se han desarrollado. Por lo tanto, ante esta situación, es recomendable informarse a cualquier entidad (los mismos ayuntamientos y comunidades ofrecen información al respecto) sobre aquellos pasos necesarios para dar de alta una actividad, cómo realizar un plan de empresa para poder saber si la idea de negocio puede tener éxito y es viable…
  • Sobreponerse al miedo al fracaso: el miedo a equivocarse, demasiadas veces, paraliza e impide que salgan adelante ideas y propuestas de gran valor. En algunos casos, en nuestro entorno, cuando alguien emprende, no tiene éxito y se ve obligado a cerrar, es visto como un fracasado. Y no es así. Se ha tenido la valentía de emprender y, aunque finalmente el negocio no haya salido adelante, se ha conseguido todo un bagaje y experiencia que puede ser muy útil en otro nuevo intento. En Estados Unidos, por ejemplo, las entidades son más proclives a dar financiación a quien ha tenido un negocio, aunque finalmente haya tenido que cerrar. Entienden que esta persona tiene más conocimientos y experiencia y que, gracias a ello, es más probable que la nueva idea que ha tendido consiga los objetivos que se ha propuesto.
  • Hacer frente a una inversión inicial importante: todo negocio necesita, al principio, una inversión. Por lo tanto, la persona deberá tocar parte de sus ahorros o endeudarse con alguna entidad. Evidentemente, todas estas opciones entrañan un riesgo, especialmente la segunda. Una opción que también se escoge es capitalizar el paro disponible y cobrarlo de golpe para invertirlo en la nueva aventura empresarial. En este caso, hay que tener en cuenta que es imprescindible justificar que se precisará este dinero. No basta con pedirlo, hay que demostrar que se comenzará la actividad y que el dinero que se capitalice será realmente invertido.
  • Necesidad de crear toda una estructura: en una nueva empresa o actividad todo está por hacer. Según cuál sea la actividad, se precisará de una estructura mayor o menor: más o menos recursos, personal, local, tecnología… hay que adecuar la estructura a las posibilidades del negocio. A veces, las persones que emprenden se marcan unas expectativas demasiado altas y realizan inversiones innecesarias que llegan a comprometer la viabilidad del negocio. Uno mismo debe ser consciente de hasta dónde es capaz de llegar y qué inversiones puede asumir.
  • Sobreponerse al difícil contexto económico: no es ningún secreto: nos encontramos en un contexto de crisis económica en el cual ha caído el consumo y es más complicado que hace unos años vender, ya que la renta disponible para consumir ha bajado. Además, hay que repartirse el mercado con otras compañías que operan en el mismo mercado, por lo que hay que ser conscientes que no se conseguirán clientes con facilidad de un día para otro.
  • Ser capaz de organizarse uno mismo el trabajo: cuando se trabaja por cuenta aliena, hay un responsable que va marcando qué tareas realizar y en qué tiempo tienen que estar finalizadas. En cambio, un autónomo tiene que ser capaz de marcarse un calendario de tareas y reuniones propio, ya que no habrá nadie que diga qué hay que hacer y para cuándo.
  • Entender y realizar todos los trámites administrativos y fiscales: hay una gran cantidad de trámites que hay que realizar antes de constituir una empresa. Además, cada determinado tiempo, hay que afrontar el correspondiente pago de impuestos. Dado que son tareas muy pesadas y que tampoco reportan ningún valor añadido a la actividad, se recomienda contratar un gestor para que las realice.
  • Entender que los inicios son siempre complicados: la impaciencia nunca es buena, y en el mundo empresarial aún menos. Es muy complicado conseguir beneficios en el primero o hasta dos primeros años de actividad. Es importante ser realista y tener en cuenta que el retorno de la inversión no será inmediato, sino que precisará de su tiempo. Así pues, en caso que el crecimiento en los primeros meses sea lento, no hay que desesperarse ni abandonar, ya que se trata de una situación normal y común en prácticamente todos los negocios.
  • Capacidad para apreciar los cambios en el mercado: puede que las preferencias de los consumidores cambien en el tiempo. Por lo tanto, aquello que en el momento de abrir el negocio era atractivo, puede dejar de serlo pasado un tiempo. Por lo tanto, es imprescindible realizar este seguimiento y conocer muy a fondo el mercado para adaptar el producto o servicio a todos estos cambios.
  • Saber promocionarse: darse a conocer es una tarea muy complicada. Normalmente, se empieza siempre con el entorno más próximo, pero con ellos no basta para poder sustentar un negocio. Por ese motivo, hay que ser capaz de ir más allá de lo conocido y tener la capacidad de captar la atención de más gente. Del mismo modo, hay que saber encontrar los canales de distribución más adecuados para llegar a los clientes.
  • AnclaEncontrar el socio o socios ideales: emprender en solitario es complicado debido a los altos costes y todos los riesgos a asumir. Ahora bien, al buscar el socio, hay que asegurarse que es una persona con unas ideas próximas a las propias y con el cual habrá un trato correcto y cordial, porque a partir del momento que empiece la relación el futuro de la empresa dependerá en gran parte de la capacidad de trabajo y cooperación entre los dos. 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.