Qué puedo hacer ante un cliente moroso

La morosidad en el pago de las facturas ha aumentado durante la crisis económica y ha afectado de manera muy negativa a muchas empresas que se han visto obligadas a cerrar. Por lo tanto, tener un cliente moroso se ha convertido en algo muy habitual y muy perjudicial para algunas empresas.

cliente morosoQué puedo hacer ante un cliente moroso
  • linkedin
  • google+


Pero ¿qué pautas debo seguir ante un cliente moroso?



Cotejo de la deuda.



Una de las primeras cosas que debemos realizar en el caso de que deseemos reclamar una deuda, es cotejar efectivamente si la deuda existe. Parece obvio, pero a veces hay errores. Es necesario revisar la factura para ver si todos los datos son correctos y ver, posteriormente, si  está impagada. Una vez cotejado lo anterior, podemos proceder a reclamar la deuda siguiendo los siguientes pasos.



Comunicación telefónica.



La primera comunicación con el cliente puede ser telefónica, para conocer el motivo del retraso en el pago, si ha recibido correctamente la factura, y para intentar acordar un plazo de pago o incluso un aplazamiento de la deuda.



Si acordamos un plazo de pago y este se incumple, podemos volver a intentar una segunda llamada telefónica en la que también informaríamos del envío de una reclamación escrita de la deuda.





Comunicación escrita.



El requerimiento por escrito de una deuda debe contener algunos elementos esenciales para poder ser utilizada posteriormente en una reclamación judicial de la deuda:

 



  • Identificación de la deuda: importe, fecha de la factura, plazo de pago. Si se trata, por ejemplo, de una deuda derivada de un contrato de arrendamiento de una vivienda o de un local, es necesario identificar los meses de renta que se deben así como todos los conceptos que conformen la deuda (gastos de comunidad, suministros etc.). En todos los casos, es aconsejable adjuntar copia de las facturas pendientes de pago.

     

  • Plazo para el pago. En el requerimiento de pago debe constar claramente el plazo para abonar la deuda. Por ejemplo: “x días a contar desde la recepción de la presente comunicación”.

     

  • Forma de pago. En la comunicación escrita se debe especificar claramente la forma de pago de la deuda (se debe tener en cuenta la que conste en el contrato o en la factura en cuanto a la forma de pago): transferencia, ingreso, pagaré, cheque.

     

  • Anuncio de inicio de acciones judiciales. Un dato fundamental para que el requerimiento resulte persuasivo es que se comunique al deudor que si no paga en el plazo establecido en la comunicación, se iniciarán acciones judiciales para obtener el cobro de la deuda.


La comunicación es aconsejable que se envíe mediante burofax con acuse de recibo y certificado de texto.



Estudio de una posible reclamación judicial.



En el caso en que el deudor no abone la deuda en el plazo que le hemos ofrecido en la comunicación escrita, podremos plantearnos el inicio de una reclamación judicial de la deuda.



Antes de comenzar una reclamación judicial es necesario tener en cuenta una serie de precauciones:

 



  • Estudiar la solvencia del deudor. Esto se puede llevar a cabo mediante los informes de empresa. De esta forma podremos conocer si existen posibilidades de cobrar la deuda en el caso en que la reclamemos judicialmente.

  • Pedir presupuesto. Ante cualquier reclamación judicial es conveniente pedir un presupuesto a abogado y procurador, ya que si se trata de deudas de importes pequeños a veces no compensa reclamar. Aunque en algunos procedimientos civiles la intervención de abogado y procurador no es obligatoria, sí es aconsejable.

  • Estudio del caso. Otra precaución que es aconsejable tomar, es solicitar al abogado que hayamos elegido para reclamar judicialmente, que estudie el caso y nos comente las posibilidades de éxito y el tiempo que puede durar el procedimiento.
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.