Qué opciones tienes si un cliente no te paga

Durante la crisis económica el impago de los clientes supuso el fin de muchas empresas y aunque la situación ha mejorado siempre es importante saber qué se puede hacer si un cliente no te paga y cómo evitar que surja esa situación de impago. 

Qué opciones tienes si un cliente no te pagaQué opciones tienes si un cliente no te paga
  • linkedin
  • google+

Antes de empezar a hacer cualquier gestión es esencial que te asegures de que realmente existe un impago, es decir, coteja bien los pagos para evitar que, por un descuido, no hayas contabilizado un pago y te figure como pendiente. Al mirar el pago sabrás el importe exacto que te adeudan y desde cuándo, lo que te servirá para hacer gestiones posteriormente.

Habla con el cliente para saber lo que ha sucedido

Lo primero que vas a tener que hacer es averiguar qué ha ocurrido, en ocasiones puede que el impago se deba a un error o que el cliente no sepa que existe. Llama a tu cliente y pregunta por la factura impagada, recuerda utilizar un tono cordial y escuchar activamente a tu cliente.

Intenta alcanzar un acuerdo de pago

Si el cliente te confirma que efectivamente existe un impago tendrás que intentar un acuerdo de pago. Puedes utilizar varias opciones: un aplazamiento, de forma que tu cliente pague a plazos lo que debe con un límite de tiempo, o una reducción o quita de la deuda, se reduce el importe de la deuda de mutuo acuerdo a cambio de que sea pagada de forma inmediata.

Reclamación de la deuda por escrito

Si no es posible alcanzar un acuerdo con el cliente o si alcanzaste un acuerdo y el cliente no lo ha respetado tendrás que reclamar la deuda por escrito. Inicialmente tienes la opción de enviar una carta por correo ordinario en la que deberás incluir el importe de la deuda, el plazo para realizar el pago y la forma de pago (también es conveniente adjuntar la copia de la factura pendiente de pago).

En el caso en que esa primera comunicación no surta efecto tendrás que enviar un burofax con acuse de recibo y certificado de texto. Un burofax en un servicio que ofrece correos por el que se puede obtener un documento que indica si la comunicación se ha recibido o no por el destinatario, y se puede solicitar un certificado te texto por el que correos da fe del contenido de la carta.

Investigación sobre la solvencia del cliente

Una vez hecho todo lo anterior deberás realizar una investigación sobre la solvencia de tu cliente. En el caso en que sea una empresa podrás solicitar informes de empresa y comprobar su solvencia. En el supuesto en que sea una persona física puedes, por ejemplo, buscar información en Google o solicitar un índice de titularidades en el Registro de la Propiedad para saber si el cliente tiene alguna propiedad a su nombre.

Inicio de acciones judiciales

Como última opción si no es posible cobrar, tienes la opción de iniciar acciones judiciales para reclamar la deuda. Ten en cuenta que tendrás que pagar honorarios de abogados y procuradores y que el procedimiento puede alargarse en el tiempo, por lo que es necesario que hagas un análisis previo con el asesoramiento de un abogado para saber si la reclamación judicial merece la pena. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.