Qué mirar a la hora de hacerse con el traspaso de un negocio

Si tenéis en mente la posibilidad de comenzar con un negocio ya habréis llegado a la conclusión de que básicamente tendréis tres opciones: la franquicia, el emprendimiento desde cero y el traspaso.

traspasoQué mirar a la hora de hacerse con el traspaso de un negocio
  • linkedin
  • google+

En el primer caso, os encontraréis con una marca afianzada en el mercado y todo el “know how” a cambio de una tasa fija o un porcentaje de las ventas (los famosos royalties); en el segundo caso, tendréis que levantar todo desde cero, por lo que vuestro olfato para los negocios será imprescindible; y finalmente os encontraréis con los traspasos de negocios ya existentes, una posibilidad adecuada para haceros con una empresa que ya está afianzada en su zona de acción, contando con una clientela fija.

Qué escoger dependerá de cada uno, pues con las franquicias, si bien os lo dan todo masticado, los clientes los tendréis que buscar vosotros; con el emprendimiento puro lo pasaréis mal y tendréis que asumir más riesgos, aunque la rentabilidad podría ser más elevada presentando un retorno de la inversión más rápido; y con el caso de los traspasos, por lo general, gastaréis más, pues os estaréis haciendo con una cartera de clientes con la que comenzar a lo grande. ¿Qué escoger? Pues dependerá de lo que andéis buscando, por lo que en este artículo me gustaría daros algunos consejos a la hora de haceros con una cesión.

 

  • Razón del traspaso

    Normalmente, cuando un empresario cede la propiedad de un negocio, lo hace a raíz de una causa muy determinada, por lo que tendréis que tener muy claro cuál es esta. Frecuentemente suele ser la jubilación (las nuevas generaciones no quieren hacerse cargo) o el fracaso empresarial. Si es el primer caso u otro que no sea el segundo pasad al cuarto punto, y si el dueño os indica sin tapujos que no le ha ido bien con el negocio debéis hacer un estudio para ver las razones y tener constancia de si podéis darle la vuelta a la tortilla.

  • Posibles deudas de la sociedad

    Debéis tener en cuenta que si estáis comprando una sociedad mercantil los prestamos o deudas existentes a su nombre, en principio, seguirían en su sitio, teniendo que haceros vosotros responsables de las mismas. Su existencia os la tendrá que comunicar el propietario del negocio, aunque deberían aparecer en los libros contables. Si resulta que hay deudas no comunicadas, podréis cargar legalmente contra el administrador anterior.

  • Situación del personal

    De igual manera, tened en cuenta que, si en la sociedad hay empleados de ninguna manera podréis rescindir sus contratos o alterarlos por el mero hecho de haber un cambio de propiedad. Tendréis que asumir las nóminas y condiciones firmadas por el anterior administrador. Quién sabe, quizá una de las causas del fracaso haya sido la gestión del personal, pues un mal equipo puede hundir a cualquier negocio. Ojo con ello.

  • Libros contables y análisis forense

    En los libros de contabilidad os encontraréis muchas pistas de cómo es realmente el funcionamiento de la empresa (si no ha habido manipulación, claro), así que tendréis que estudiarlos con detenimiento. En este punto lo más recomendable sería hacerse con los servicios de un contable que pueda analizar al detalle el contenido de estos documentos.

  • Alquileres

    Obviamente, uno de los principales asuntos en los que tendréis que poner el ojo a la hora de comprar un negocio es la situación de las instalaciones. Hay mucha diferencia entre que éstas sean en régimen de alquiler o en propiedad. Si es el primer caso, ved si la renta es acorde, echad un vistazo a las cláusulas del contrato de arrendamiento y conoced al casero, pues os podréis hacer una idea de si tendréis problemas a futuro. Y, si las instalaciones son en propiedad, ved si están libres de cargas y solicitad una tasación a un agente inmobiliario (no os fiéis del valor que asigna el empresario al local).

  • Cartera de pedidos y clientes

    Si es un negocio minorista a pie de calle, ved el número de operaciones y el valor medio de la cesta de la compra. Este dato lo tendréis en el libro del IVA y en el propio histórico de los tickets. En base a ello sabréis la afluencia y el valor real que os aportará la cartera de clientes existente. Y , si se trata de un negocio que vende bajo factura (a empresas por lo general) haced lo propio, pero con la diferencia de que os recomendaría que entrárais en contacto con los clientes más habituales para preguntarles por su experiencia con la empresa.

  • Proveedores

    Evaluad bien cuáles son los proveedores, qué condiciones ofrecen y si hay mejores alternativas en el mercado.

  • Estado de la maquinaria

    Si la empresa en cuestión es fabricante o procesadora, evaluad bien el estado de la maquinaria y calculad si corresponde con lo asignado en los libros de contabilidad y con lo que os piden por ellas. Y si la empresa es de servicios haced lo propio con los ordenadores, licencias de software, impresoras y demás aparatos.

  • Imagen

    Si esta empresa se ha visto implicada en algún escándalo en el pasado o ha dejado clientes insatisfechos por el camino seguirá arrastrando una mala imagen. Por ello, es importante que investiguéis si hay problemas de este tipo. Y, de encontrarlos, os recomendaría que no ejecutárais la operación o que realizárais una contraoferta por la misma teniendo esto en cuenta.

  • Experiencia

    Que al anterior dueño le haya ido bien el negocio no significa que a vosotros os vaya a suceder lo mismo, pues debéis cumplir con una serie de requisitos para ello, y el principal es la experiencia. Es importante que tengáis conocimiento del sector o que contéis con una persona de confianza que sí la tenga. Por ejemplo, si sois panaderos no vayáis a comprar una clínica de cirugía estética; a no ser, claro está, que actuéis meramente como socios capitalistas sin función de gerencia, dejando este punto a un médico o gestor con experiencia, y lo más importante, que sea de total confianza y trabaje en exclusiva para vosotros.

  • Estado del sector

    Claro está que también tendréis que ser conscientes del estado del sector, pues hay algunos que están de capa caída. Éste podría ser el caso de lo videoclubs, las tiendas de cigarrillos electrónicos y otros tantos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.