¿Qué ha sido de la Ucrania post-Maidán?

El país europeo sigue en conflicto pese a no salir ya en los telediarios

¿Qué ha sido de la Ucrania post-Maidán?¿Qué ha sido de la Ucrania post-Maidán?
  • linkedin
  • google+

Actualmente hablar de Ucrania es asociarlo a los acontecimientos de la Plaza del Maidán (curiosamente en ucraniano Maidán significa Plaza). El país actualmente sigue dividido, las heridas comenzaron quizá con las revoluciones fallidas que se llamaron “de colores”, pero subrayamos la última intentona por una parte del país que quería aproximarse a Europa Occidental: la revolución de Maidán, que acabó con la huida de Yanulovitch y con el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

Resulta ciertamente curioso ver como en estos momentos de Brexit y euro-escepticismo, algunos países que no forman parte de la Unión Europea la defienden con tal pasión, esto podemos verlo en Kiev y en otras partes, sobre todo en la zona oeste del país.

Aunque la revolución del Maidán levantó al país, tuvo como consecuencias colaterales la pérdida de Crimea, que es prácticamente imposible que vuelva tras pasar a Rusia y la guerra en el este del país. Poroshenko llegó al poder un dirigente del que pocas personas se fían ya y ha aumentado la brecha que divide al país.

Ucrania tiene un importante capital humano, con personas jóvenes que hablan bien inglés y con aspiraciones a entrar en la Unión Europea en la zona oeste. Los medios de comunicación independientes subsisten con financiación internacional. Lo que no ha mejorado ha sido la calidad de los políticos, que con la salvedad de Sergii Leshchenko que parece gozar del respeto de todo el mundo, pocos casos hay de integridad.

Ucrania en su mayoría tiene gran indiferencia políticamente, a muchos no les importa realmente quienes les mande o les deje de mandar. Las décadas de acumulación de desconfianza hacia el poder y de promesas incumplidas pesan y mucho. Los ucranianos solo quieren seguir con sus vidas.

Los ciudadanos no confían en la clase gobernante

Parece que el país muestra una gran debilidad en cuanto a sus estructuras y organismos del estado. No se cree en las reglas ni en un estado que no termina de funcionar. En Europa o Rusia hay otro tipo de sensaciones, con mayor seguridad, aunque cada una se base en fortalezas diferentes. En Ucrania se permiten estructuras paralelas que se asientan en una corrupción sistematizada.

Las ideologías en Ucrania parecen no existir, son agrupaciones que se unen a algún personaje que cuenta con dinero, los oligarcas, que son los que finalmente compiten entre ellos. Los partidos nuevos quizás sean respecto a esto las contadas excepciones que confirman la regla y suelen ser liberales.

El capital social es o que más escasea en un país que no tiene verdadero optimismo en un futuro mejor. Quizás estemos ante un país más libre que otros postsoviéticos, pero es que el futuro no ofrece demasiadas esperanzas. Demasiadas y crisis y devaluaciones monetarias, salarios a la baja y una población que envejece mientras los problemas de calado siguen sin desaparecer.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.