¿Qué es el smartworking?

En los últimos años, un porcentaje importante de la población ha ido a vivir a las ciudades, que se han convertido en polos de atracción de actividad económica.

¿Qué es el smartworking?¿Qué es el smartworking?
  • linkedin
  • google+

Países de todo el mundo compiten para conseguir que sus ciudades reúnan aquellas condiciones esperadas y deseadas para los inversores, de forma que llegue inversión y, de esta forma, se potencie el crecimiento y desarrollo económico. Ahora bien, este fenómeno ha comportado también una serie de consecuencias negativas que es necesario empezar a paliar:
 

  • Excesiva centralización de la actividad: el hecho que se focalice la atención en incrementar la actividad en un punto de referencia que sea reconocido a nivel internacional provoca que todas aquellas zonas de su entorno pierdan capacidad de atracción y que, poco a poco, vean disminuido su potencial económico. Como consecuencia, acaban siendo menos competitivas.
     
  • Altos niveles de concentración de población: como prácticamente toda la actividad se concentra y focaliza en un lugar, las personas que quieran conseguir trabajo tendrán que desplazarse hacia allí para poder optar a un empleo. Por lo tanto, se producirá un incremento de la población que será necesaria abastecer mediante la construcción de viviendas y de todos los servicios necesarios para poder vivir (centros educativos y asistenciales, hospitales, comunicaciones…).
     
  • Desertificación de determinadas zonas: las zonas que hayan quedado relegadas en la promoción verán como pierden habitantes de forma escalonada. En casos extremos, pueden llegar a vaciarse y apenas quedar nadie viviendo allí. Un ejemplo de este punto lo podemos encontrar en zonas rurales en las cuales apenas vive nadie.
     
  • Incremento del estrés entre los trabajadores: el ritmo de trabajo hoy en día comporta un alto nivel de estrés. Ello también es impulsado por las propias preferencias a gozar de unos determinados aspectos qua anteriormente no se consideraban, las largas jornadas de trabajo o todo el tiempo que se tiene que utilizar para ir y volver del lugar de trabajo.
     
  • Dificultades para conciliar vida familiar y laboral: unos horarios partidos dificultan, a la vez, tener un trabajo y una vida personal y familiar sana. Por ese motivo, en algunos países (como Suecia) se están trabajando con alternativas para paliar este problema, como las jornadas intensivas, unos horarios laborales más reducidos o con una mejora de las condiciones sociales, por ejemplo, en términos de bajas de maternidad y paternidad.
     
  • Incremento de los niveles de contaminación en estas zonas: el incremento de la actividad industrial, sumado a la necesidad de construir aquellas infraestructuras y viviendas necesarias, han llenado la ciudad de cemento y han incrementado el uso del vehículo privado. Como consecuencia, los niveles de contaminación se han disparado. En algunos casos, como en determinadas ciudades chinas, los niveles de contaminación han llegado a niveles tan preocupantes que hasta pueden generar graves problemas de salud entre la población.

La alternativa: el smartworking                                                      

Smartworking significa “trabajo inteligente”, Tiene como finalidad paliar los efectos negativos de la urbanización utilizando, de forma muy especial, los avances tecnológicos que se han ido implantando durante los últimos años. Algunos de los aspectos más importantes con los que se trabajan son los siguientes:
 

  • Orientación a resultados y objetivos: en algunos sectores aún existe la creencia que, a más horas trabajadas, mejores resultados, pero no es así. En aquellos países donde las jornadas laborales son más largas los trabajadores son menos productivos. Ello se debe al cansancio, el estrés y la falta de motivación que provocan el hecho de no poder tener una vida llena a parte del trabajo. Además, largas jornadas laborales provocan un cansancio que repercute, en un medio y largo plazo, en un rendimiento menor. Por lo tanto, en lugar de mirar tanto las horas que hace cada trabajador, lo más adecuado es fijar determinados objetivos y permitir que cada persona se organice de forma autónoma de acuerdo con sus necesidades. De esta forma, al sentir más autonomía, se implicará más, estará más satisfecho y conseguirá mejores resultados.
     
  • Fomentar la colaboración y el intercambio de conocimiento: toda persona dentro de una organización puede aportar alguna cosa nueva y especial. Además, la información que se tenga en un espacio puede ser de utilidad para otro. Así pues, todo aquel conocimiento existente en la empresa debe ser conocido y transmitido de una forma ágil y rápida. Para ello, se pueden utilizar los canales que permiten las innovaciones tecnológicas.
     
  • Establecer nuevas relaciones laborales: estamos en un entorno laboral en el cual existe una jerarquía muy marcada y donde parece que, aquel que está a las “órdenes” de otro, se debe limitar a obedecer lo que se le estipula y ya está. Aquí debe haber un cambio. Nadie mejor que la misma persona que desarrolla una tarea conocerá aquellos aspectos esenciales de ella. Por lo tanto, hay que fomentar que participe y que proponga nuevas ideas y conocimientos. A la vez, esta actitud de sentirse escuchado facilitará que la persona se sienta respetada y tenida en cuenta, por lo que estará más satisfecha y vinculada con el funcionamiento de la compañía.
     
  • Maximizar el uso de las herramientas tecnológicas: en algunos países está mal visto, por ejemplo, el teletrabajo. Se cree que, si el trabajador no está en el lugar de trabajo sin vigilancia, aprovechará esta circunstancia para no trabajar al máximo. Esta concepción choca frontalmente con el principio de autonomía y autogestión comentado al inicio. Para empezar, si una persona puede trabajar de forma autónoma, por ejemplo, desde su domicilio, ya ahorra tiempo en los desplazamientos. Por lo tanto, tendrá más tiempo tanto para descansar como para hacer las tareas. Además, el hecho de estar en una oficina bajo vigilancia no presupone un mejor rendimiento. Es muy habitual que una persona, durante la realización de una tarea, se vea interrumpida una y otra vez para tratar asuntos que no son importantes y que provocan que pierda tiempo para confeccionar lo que realmente es estructural. Otro hecho a evitar que también ocurre con demasiada frecuencia es el establecimiento de maratonianas reuniones que acaban sin conclusiones claras o que se podrían haber realizado en un tiempo mucho menor. 
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.