¿Qué aptitudes debe de tener el personal de recursos humanos?

La persona encargada de llevar el departamento de recursos humanos debe demostrar una serie de habilidades y capacidades muy concretas. 

Aptitudes que debe de tener el personal de recursos humanos¿Qué aptitudes debe de tener el personal de recursos humanos?
  • linkedin
  • google+

Hay que tener en cuenta que deberá realizar y gestionar una gran cantidad de tareas, tanto de tipo administrativo (altas y bajas a la Seguridad Social, confección y cálculo de nóminas o liquidaciones…) como más prácticas (elaboración y desempeño de los procesos de selección, mediar en un conflicto entre personas de la organización…). Por lo tanto, el perfil es el de un profesional responsable, riguroso, organizado pero que, a la vez, sepa transmitir y comunicar a su entorno.

¿Qué habilidades debe tener el personal de Recursos Humanos?

Las personas que forman parte del departamento  deben demostrar las siguientes aptitudes:

  • Capacidad de organización: durante la jornada laboral, se ve obligado a realizar muchas tareas. Hay una serie de días concretos en los cuales se sabe que las tareas a realizar serán mayores, como por ejemplo los finales de mes. Entonces, debe dejar para el resto de días casos no relacionados con estas tareas más administrativas, como la comunicación de ciertas novedades o la impartición de una determinada formación.
  • Meticulosidad: hay tareas en las cuales es imprescindible no cometer ningún error. Un pequeño fallo puede ser fatal, tanto desde el punto de vista de la estabilidad interna de la empresa como por los requerimientos de agentes externos a ella. Así pues, es importante calcular los salarios de forma correcta (al céntimo) y realizar los trámites con la Administración de acuerdo con la legislación vigente. En caso contrario, se corre el riesgo de sufrir un problema laboral o de recibir una multa o aviso por no atenerse a los parámetros establecidos legalmente. En todos los casos, el impacto sobre la empresa es negativo.
  • Voluntad continua de formación y aprendizaje: constantemente aparecen cambios legislativos relacionados con el marco laboral. Ante determinados contextos económicos o políticos, los gobiernos realizan cambios legislativos que deben de seguirse. Del mismo modo, estudiar con detenimiento qué impacto tiene sobre la empresa los cambios y de qué forma la compañía puede beneficiarse. Pero no solamente debe de informarse sobre cambios legislativos, sino sobre los procesos de la propia empresa. Si averigua que un determinado procedimiento puede realizarse de una forma más eficiente, lo puede comunicar a los afectados y preparar la formación correspondiente.
  • Altos conocimientos de todos los procesos de la organización: cuando queda vacante un determinado puesto en la empresa, el personal de recursos humanos es el encargado de cubrir la vacante. Por lo tanto, deben de conocer cuáles son las tareas que se desempeñan y qué habilidades y aptitudes se necesitan para ella. Del mismo modo, tienen la misión de definir aquellos nuevos puestos de trabajo que se crean como consecuencia de cambios o ampliación en la actividad. Estas tareas las suelen desempeñar con el apoyo y colaboración de los responsables de cada departamento afectado de estos cambios e innovaciones.
  • Capacidad para transmitir y comunicar adecuadamente: recursos humanos mantiene un contacto muy próximo y repetido con todos los miembros de la organización. Además, a veces es un departamento visto con recelo y hasta con cierto miedo. Cuando a alguien le comunican que tiene que hablar con ellos, acostumbra a temer lo peor. Así pues, todo aquello que quieren transmitir siempre será seguido y observado con lupa y mucho detenimiento. Cualquier expresión o frase que no se expresa de forma clara, puede dar lugar a infinidad de rumores. Por lo tanto, las personas de recursos humanos deben de ser muy claras y pedagógicas en sus explicaciones y asegurarse, una vez transmitido el mensaje, que todo el mundo lo ha entendido de la forma como se quería transmitir.
  • Capacidad de conciliar en caso de conflicto: otra de las tareas más habituales de recursos humanos es la de mediar en caso que exista un problema entre trabajadores o entre los departamentos. En este caso, deben de ser capaces de encontrar una solución que no deje a ninguna de las dos partes del todo insatisfecha. En caso que no se consiga, la parte menos favorecida considerará que se ha cometido un agravio hacia ellos. Antes de llegar a una resolución final, debe de escuchar a las dos partes sin ningún tipo de prejuicio previo y, según los datos y explicaciones que cada uno le dé, determinar la solución.

  • Capacidad para adaptarse a los cambios: tanto dentro de la empresa como en todo el entorno, suceden cambios constantemente. La persona debe de ser suficientemente flexible para adquirir los conocimientos requeridos y aplicarlos en la compañía en la mayor brevedad posible.
  • Seguridad en sí mismo: es un departamento que acostumbra a recibir quejas y que debe mediar en muchos conflictos. Al tener que emprender la resolución final, la responsabilidad que deben de asumir es también alta. Por eso, cuando toman la decisión, como mínimo hacia fuera, tienen que demostrar que están plenamente convencidos de la resolución final y que ésta es inamovible. En caso que se aprecie cierta duda, la parte a quien no ha gustado la conclusión final insistirá y querrá influir para que se produzca un cambio.
  • Capacidad para valorar a la gente: es muy complicado saber si una determinada persona, antes de verlo trabajar, será capaz de desarrollar las tareas que se le han encomendado en el trabajo. Por lo tanto, recursos humanos debe de establecer una serie de parámetros que sirvan de indicios de ellos. Es a partir de éstos que se realizará la valoración.
  • Capacidad para no dejarse llevar por las primeras impresiones: todas las personas tenemos prejuicios sobre determinados aspectos que pueden llegar a afectar y determinar nuestras acciones y opiniones sobre las personas y el entorno. Puede que determinados comportamientos que apreciamos nos evoquen a determinados recuerdos que vinculamos con unos hechos especialmente positivos o negativos. Estos aspectos, mientras se desempeña el cargo, deben de quedar a un lado. En caso contrario, se corre el riesgo de valorar de forma errónea a un candidato por el hecho de sobredimensionar una determinada actitud que puede que no tenga un impacto tal en el trabajo. 
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.