“La idea es captar la esencia de las Fallas en un sólo complemento para llevar los 365 días”

Pulsera Fallera, una idea con espíritu tradicional y de éxito

Pulsera Fallera es una marca de complementos relacionados con el mundo de las Fallas de Valencia que, a través de las telas tradicionales de la región, ha convertido un complemento clásico en un complemento contemporáneo.

Pulsera Fallera, una idea con espíritu tradicional y de éxitoPulsera Fallera, complementos tradicionales valencianos
  • linkedin
  • google+


La idea surge cuando Arturo Santander, diseñador y único socio de la marca, observa en sus viajes al extranjero y por España que en Valencia no cuentan con ningún símbolo para llevar consigo, es decir para llevar puesto. Además, a esta idea se suma la intención de cambiar la imagen de las Fallas que los turistas tienen, ya que como el propio Santander afirma, “muchos turistas tienen la visión de que las Fallas son sólo fiesta, petardos y poco más. Sin embargo desconocen la tradición artesanal valenciana en el mundo textil”.



Junto a este fin, este valenciano se da cuenta como consumidor en sus estancias en otros lugares que todos los souvenirs son Made in China, es por ello, que decide crear un producto fabricado en España y 100% regional.



La firma de complementos, que sólo lleva en funcionamiento desde enero de 2014, cuenta ya con unas cifras de followers buenísimas en redes sociales que sólo hacen que demostrar la buena acogida que han tenido sus productos, -en Facebook tienen ya 2.700 fans, y en Instagram y Twitter cuentan con 500 seguidores en cada una de ellas-.



“En los momentos que estamos que no sabes cómo van a funcionar las cosas, para nada esperábamos esta buena aceptación, pero yo sabía que tenía una buena idea que tenía que ver la luz porque si no la llevaba a cabo, tarde o temprano podía venir otro y venderla”.



A pesar de que la fiesta típica valenciana más internacional dura únicamente una semana, las pasadas Fallas 2014, se vendieron en torno a 1000 pulseras de esta incipiente marca. Pero para vender estos complementos durante todo el año, Pulsera Fallera dispone de 10 puntos de venta fijos en Valencia, cifra que se multiplicó por cinco en la temporada de Fallas.



Sobre todo, los lugares referentes donde poder encontrarlas son los puntos Tourist Info del Ayuntamiento de Valencia y el aeropuerto de Manises; sitios de paso de muchos turistas que al acudir a por un mapa o cualquier otra información de Valencia verán también la colección de Pulsera Fallera.



 




 



Pero el éxito no se ha dado sólo en Valencia, otras ciudades españolas como Cuenca y Pamplona, se han puesto ya en contacto con el diseñador de Pulsera Fallera para que éste confeccione el complemento típico de su fiesta tradicional, de manera que las telas regionales de estos lugares, podrán tener otra función convirtiéndose en un símbolo a través de un complemento.



“Éste concepto ha gustado mucho, se trata de captar la esencia de las fiestas a través de las telas típicas de cada región, porque cada una tiene las suyas propias y convertirlas en pulsera”, explica Santander.



Este joven de 28 años, tiene claro que “hay que pensar en grande pero hay que empezar siendo pequeño”. Es por ello que antes de comenzar ya pensaba en futuro y preveía el posible interés de otros lugares por tener su propia pulsera, y cuenta con un fabricante subcontratado con los medios suficientes para poder hacer frente a todos estos pedidos.



Para darse a conocer, al margen de las redes sociales, que para ellos tienen un 80% de peso, han realizado acciones a pie de calle en el Metro de Valencia o concursos de la “foto más curiosa”; pero este joven valenciano destaca sobre todo el gran empujón que le ha proporcionado Operación Emprende, concurso que aunque no han ganado, les ha dejado en muy buena posición y les ha dado repercusión.



Este innovador proyecto, que nació con la intención de ser “una revolución en el mercado festivo”, ha recuperado en tres meses el 100% de la inversión. El propio diseñador se compara con Kukuxumusu, marca de camisetas que hace años ya revolucionó este tipo de mercado con unas ilustraciones diferentes sobre las fiestas de San Fermín en Pamplona.



Los precios de las pulseras oscilan desde los 9’99 a los 34’50 euros. Las de precio más elevado son las de edición limitada y justifican su precio porque han sido fabricadas con tela fallera valorada en más de 1.000 euros el metro, es por ello que quienes conocen el mundo fallero entienden a la perfección los precios de estos complementos.