Protocolo en comidas de negocios

Uno de los puntos más críticos del mundo de los negocios es cuando se dan esas “intimidantes” comidas con clientes o proveedores, un momento en el que tenéis que sacar a relucir todas vuestras dotes comunicativas para tratar de convencer a la otra parte y poder conseguir vuestro propósito.

Comida de negociosProtocolo en comidas de negocios
  • linkedin
  • google+

 

A veces, puede pasar que el asunto se solucione con una comida en un asador de pollos, pero dependiendo de con quién estéis tratando, la cosa podría complicarse mucho más. El problema viene cuando uno no está acostumbrado a este tipo de situaciones y acaba sucediendo lo que era de esperar, que uno meta la pata en el momento más inesperado. Hoy os voy a dar algunos consejos para que sepáis cómo debéis llevar una comida de negocios si sois vosotros la parte que se la juega.

 

Protocolo en comidas de negocios

·         La cuenta

En el momento en el que invitéis a la otra persona debéis tener en cuenta que seréis vosotros quienes pagaréis la cuenta a no ser que se diga otra cosa. Y mucho ojo con el lugar escogido, pues tendrá que ser acorde a la situación. Si por ejemplo estáis negociando la formalización de un contrato de 2 millones de euros podréis optar por un buen restaurante, si por ejemplo el asunto se trata de alquilar un local comercial en Carabanchel optad por algo sencillo.

De igual manera tened claro que el convidado será libre de escoger lo que más le venga en gana, así que id preparando la cartera si tenéis intención de ir a un lugar costoso. Como anécdota os conectaré lo que le sucedió a un conocido mío hace ya cosa de tres o cuatro años. Resulta que este hombre es programador web y se encontraba en plena negociación de un contrato de mantenimiento para un portal web bastante conocido en España y Portugal. Y claro, qué mejor manera de acabar convenciendo al potencial cliente que invitándole a cenar a un restaurante de copete, la ocasión lo merecía. Lo curioso del asunto es que el empresario al que invitó se puso morado a marisco, y al final, tras el postre, le dijo que no le interesaba, pues tenía otro programador que se lo hacía más barato; un dato que se lo había tenido guardado. Tras una factura de más de 200 euros por la cena de ambos no veáis la cara que se le quedó a mi amigo.

Con esto os quiero decir que debéis comprender que, por mucho que invitéis y la otra parte acepte, no significa que vayáis a cerrar ningún acuerdo, por lo que podréis estar tirando el dinero. Y bueno, si sois autónomos escuece.

·         Religiones

Con el tema de las religiones debéis tener cuidado a triple banda. Por una parte debéis saber si la otra persona es musulmana o budista, pues si así es no podréis llevarles a un lugar donde se sirva comida de cerdo o carnes en general (algo que también aplicaría si es vegetariano). Por otra parte debéis evitar a toda costa hablar sobre religión a no ser que tengáis la certeza de que la otra parte comparte vuestra opinión; podría darse que os encontréis con un extremista y rompa el acuerdo por tener diferentes pareceres. Y finalmente debéis tener cuidado si sois mujeres y la otra parte es un hombre musulmán, Testigo de Jehova o demás variantes religiosas estrictas con la indumentaria femenina. Ya sé que esto último no es muy ético, pero si queréis mantener a ese cliente tendréis que vestir recatadamente. Es lo que tienen las religiones.

·         Móvil

Apagad el móvil, pues si os interrumpe la conversación puede llegar a ser muy desagradable, especialmente si se repite. Hay mucha gente que no es consciente de esto y se pone a mandar mensajes por WhatsApp mientras tiene al cliente delante. ¿Cómo es posible? Luego pasa lo que pasa, claro. El asunto es que tengáis el aparato apagado a no ser que estéis esperando una llamada importante, en cuyo caso deberéis avisar previamente a la otra parte.

·         Previsión

Llegad al restaurante 15 minutos antes de la cita, pues de otra manera os podréis encontrar con que haya llegado ya la otra parte, y no queda bien si sois vosotros los anfitriones. Por cierto, nada de llegar tarde.

·         La comida en si

Respecto a la comida también tengo varias anotaciones que hacer, y la primera de ellas sería que no pidáis un plato que sea difícil de comer; como por ejemplo espaguetis, pollo asado o marisco; sed prácticos. El segundo consejo es que si os sirven antes a vosotros no vayáis a comenzar así como así; esperad a que sirvan a la otra parte, pues de otra manera se vería como una falta de modales. También os comentaré que debéis evitar las comidas muy pesadas o excesivas, no vaya a ser que quedéis como glotones; algo que no tiene que ser necesariamente algo malo de por sí, sí lo es de cara a la imagen.

Otro punto que tenéis que tener en cuenta en este apartado es el asunto del alcohol, puesto que si bien es básico que se ponga una botella de vino sobre la mesa, no conviene que toméis mucho, pues daréis mala imagen y se os podrá ir el asunto de las manos.

·         Más detalles de la comida

Sí, hay más cosas:

·         No debéis jugar con los cubiertos o el pan antes de que os sirvan, pues dará la sensación de que estáis nerviosos.

·         Tampoco mováis los platos en exceso, pues podréis complicar la tarea al camarero.

·         Si el camarero ha de servir en la copa dejad que lo haga, no le acerquéis el recipiente.

·         No seáis serviles, independientemente de que frente a vosotros tengáis a Steve Ballmer; y cuidado con el “por favor” y el “gracias”, en su justa medida es algo educado, pero dejará de serlo si abusáis; además la otra parte podrá sentirse incómoda

·         Si os ponen varios tenedores y cuchillos la operativa es sencilla: comenzad por los del exterior.

·         El pan partidlo con la mano, y sólo de un trozo por vez. No os paséis de correctos y os pongáis a cortarlo con el cuchillo y el tenedor.

·         Conversación

Durante la comida hablaréis de negocios, pero tendréis que ser lo suficientemente hábiles para poder tener otras conversaciones diferentes; pues si la otra parte se trata de un cliente, podría llegar a sentirse presionada. Que fluya el asunto y hablad de lo que se tercie; ahora bien, mucho cuidado con aquellos temas que puedan causar discrepancia; es decir, con la religión, la política, los toros y el deporte. Podréis hablar si queréis de la profesión, del clima, de recuerdos de vuestra infancia, etc.

·         Papeles

Una comida de negocios no tiene la intención de sustituir a una oficina, por lo que no vayáis a poner sobre la mesa papeles o un ordenador a no ser que el cliente os pida este material para contrastar algún asunto o para solicitaros más información.

·         Momento del pago

Es importante que a la hora de pagar la cuenta lo hagáis con tarjeta a fin de que la otra parte no sepa cuanto ha costado la comida. Si os ve sacar billetes se sentirá presionado y querrá pagar su parte. De igual manera, si veis que hay algún error en la cuenta, no vayáis a quejaros delante del cliente, pues dará la sensación de que sois problemáticos o tacaños. Dejadlo para más adelante o pasad por alto el asunto, merecerá la pena.

·         Regalos

Tras la comida, si veis que la cosa va por el buen camino, entregadle al cliente un detalle que tengáis preparado y que sepáis que puede gustarle; por ejemplo un par de entradas para ver una obra de teatro u algo por el estilo. Agradecerá el detalle y se llevará muy buena imagen de vosotros. Eso sí, una vez despedido al cliente encended el móvil, pues seguro que en cualquier momento recibís su confirmación.

·         Problemas de idiomas

Puede darse que el cliente sea de otro país cuyo idioma no comprendéis, o que alguna de las partes no hable un idioma en común como el inglés. ¿Qué hacer en estos casos? Pues no queda otra que llevaros a un traductor. El ambiente no será el mismo, pero menos da una piedra. Invitad también al traductor a comer.

·         Despidos

Si os encontráis varios, y uno de los clientes se va, levantaros de la mesa para despedirlo, dadle la mano, y si procede, incluso acompañadle hasta la puerta. Por cierto, al igual que en el saludo, nada de besos a mujeres.

Con estos puntos tenéis suficiente para salir de buena manera de una comida de negocios, por lo que estad tranquilos, arreglaros, pensad qué vais a decir, y adelante. ¡Suerte!

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.