Productividad y horas de trabajo

Muchas horas, poca productividad Uno de los aspectos que más se critica cuando se habla del mercado laboral en el estado español es su baja productividad. 

Productividad y horas de trabajoProductividad y horas de trabajo
  • linkedin
  • google+

En este aspecto, se da un contrasentido: aunque somos de los lugares del mundo occidental donde se trabaja más horas, el resultado final en términos de rentabilidad es de los más bajos. Se entiende, pues, que existe un problema que es imprescindible afrontar, y más en el contexto competitivo actual.

¿Qué falla?                                                                  

Aún hay empresarios que creen que, por el simple hecho de tener abierta la oficina más horas, se transmite una imagen de más profesionalidad y trabajo. Del mismo modo, tienen la certeza que, a más horas trabajadas, mejor será el resultado final. La lógica parece muy simple: si se trabaja durante más horas, más cosas se podrán hacer. Ahora bien, no es tan sencillo. El hecho de tener al personal durante muchas horas en la empresa comporta los siguientes efectos negativos:

  • El rendimiento en el lugar de trabajo es cada vez peor: a medida que van pasando las horas, la mente está más cansada y es imposible mantener el nivel de atención del inicio. Además, si la situación se repite de forma continuada cada día, se parte de una situación de más cansancio un día tras otro, siendo la productividad cada vez más baja.
  • Mayores costes: solamente por tener el espacio donde se trabaja en funcionamiento, ya se soportan una serie de costes que se podrían reducir. Hablamos, por ejemplo, de los costes relacionados con los suministros, como la luz, agua o gas. Aunque podría parecer un tema menor, no lo es. Los gastos en estos aspectos que afronta una empresa son mucha mayores que en una unidad familiar. Si, además, este hecho se repite cada día de la semana, la suma final da lugar a un importe importante que podría destinarse en otros aspectos más productivos o, simplemente, no recortaría los beneficios finales. A eso añadirle lo comentado en el punto anterior: si en las últimas horas de trabajo se rinde menos, el gasto es aún más innecesario porque no genera el valor que se querría.
  • Personal menos motivado: el hecho de no sentirse cómodo o de hasta sentirse explotado provoca que la persona pierda el interés en sentirse parte y luchar por un resultado positivo definitiva en la empresa. Por lo tanto, estará menos motivado y, muy probablemente, buscará otra salida laboral donde las condiciones sean mejores.
  • Más probabilidades que aparezcan conflictos: en contextos de más tensión y nervios, es más probable que sucedan enfrentamientos o disputas entre compañeros. Evidentemente, suponen una pérdida de tiempo y una grave pérdida de productividad, ya que los problemas entre personas afectan de forma muy directa el resultado final.
  • Más rotación en el personal: un ritmo muy frenético de trabajo puede aguantarse durante un determinado periodo de tiempo o en circunstancias muy concretas en las cuales todo el equipo es consciente que debe de realizar un esfuerzo para el bien común. Ahora bien, no puede alargarse durante mucho tiempo. En ese caso, los trabajadores marcharán a otra empresa donde no están sometidos a esta situación.

El experimento de las seis horas

Uno de los países más avanzados en relación a la protección social y a la posibilidad de poder conciliar vida laboral y familiar, Suecia, ha iniciado unas pruebas para comprobar si, reduciendo la jornada laboral a seis horas, aumenta o no el rendimiento de los empleados. Así, algunas empresas del país se han añadido a este “experimento”, del cual se tendrán resultados pronto. Se parte de la idea que, en caso de tener concentrada la jornada en estas horas, el rendimiento de la persona será mayor y será capaz de organizarse de una forma eficiente porque entiende que tiene este espacio de tiempo para culminar las tareas que se le han encomendado. Por lo tanto, ven posible que se pueda realizar lo mismo en menos tiempo. Psicológicamente, si una persona ve que tiene más tiempo para resolver su trabajo, tampoco pondrá el total de su empeño en acabarla tan rápidamente porque tiene la percepción que para ella necesitará las ocho horas.

Para los trabajadores, es ideal, porque les permite tener mucho más tiempo libre y estar más rato con la gente de su familia y entorno. En ese sentido, creen que, si una persona está satisfecha y con la mente despejada cada vez que va al trabajo, también será más productiva. Todo ello generaría una mejora continua y una mayor vinculación del empleado con la empresa.

El trabajo por objetivos

Otras empresas, también aquí, han empezado a introducir el concepto del trabajo por objetivos. Es decir, se marca a los empleados unas determinadas tareas a resolver.  Si éstas se terminan en un plazo menor a las ocho horas, en caso que no haya nada más que hacer, pueden salir antes del trabajo. Así, se consigue focalizar toda la atención del trabajador en aquello que debe hacer y, consciente que podrá salir antes si lo desempeña correctamente, será más productivo. Las empresas que han implementado este tipo de trabajo acostumbran, también, a ofrecer medidas de flexibilidad en referencia a los horarios. Es decir, no hay unos horarios fijos de entrada y salida, sino que, cada uno, en relación a las tareas que realiza, puede flexibilizar su horario en relación a las necesidades del trabajo. Esto choca frontalmente con aquellas empresas que, por ejemplo, hacen fichar tanto al entrar como al salir.

El teletrabajo

La opción de desempeñar una parte del trabajo en casa también gana adeptos. En el lugar de trabajo, en contacto con otras personas, puede que veas interrumpido el desempeño por cuestiones menores o muy secundarias. Por culpa de ello, lo que es realmente importante se va relegando en el tiempo y no se puede hacer o se completa de una forma inadecuada por la falta de tiempo. Para evitarlo, ante determinadas entregas, puede ser adecuado permitir trabajar desde casa. Sin perder tiempo ni en desplazamientos ni en reuniones secundarias, se podrá terminar antes lo que es más importante. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.