Principales medios de pago en Internet, ¿cuál escoger?

A la hora de montar una startup que ofrezca un servicio o producto que pueda ser comprado a través de Internet resulta vital el apartado de los medios de pago, pues se trata de un punto crítico en el que normalmente suele darse el abandono de los carritos de compra (del proceso de compra).

Medios de pago en InternetPrincipales medios de pago en Internet, ¿cuál escoger?
  • linkedin
  • google+

¿Por qué? Pues porque en ocasiones no se dan las opciones de pago que le gustaría ver al cliente, porque éstas obligan a completar demasiados registros, o directamente porque le impiden el pago con problemas técnicos de toda índole. Y claro, si en la tienda de la competencia no van a tener este problema, ¿por qué iban a compraros a vosotros? De ahí que vayamos a echar un vistazo a los principales medios de pago en Internet, viendo las características de cada uno.

  1. Transferencia bancaria

    Todavía en los tiempos que corren hay mucha gente (incluso jóvenes) que tienen miedo a realizar pagos en Internet con tarjetas de débito o crédito. Para ellos la red no es segura, y necesitan una opción que no implique el manejo de datos financieros a través de Internet. ¿Solución? Hay varias opciones, pero la más típica y conocida sería la transferencia bancaria de toda la vida. Y quien dice trasferencia dice también ingreso en ventanilla, a gusto del consumidor.

    Este sistema tiene problemas aparejados para ambas partes: para vosotros será un incordio tener que esperar varios días a recibir el pago, teniendo que estar al tanto del mismo; mientras que para la otra parte el sistema puede llegar a implicarle la necesidad de abonar una tasa adicional que dependerá del banco. Aquí también está el asunto de que en el periodo que transcurre desde que se confirma la compra hasta que se envía la transferencia el cliente puede arrepentirse y echarse para atrás, por lo que no es un sistema muy apto para ventas “de antojo”; y tampoco para importes muy pequeños, pues no resulta eficiente. ¿Solución? Poner un importe mínimo para pago por transferencia bancaria.

    Con un poco de suerte quizá os toca un cliente de este tipo que utilice la banca online de su entidad (cosa poco coherente), por lo que os puede llegar una confirmación del banco al email tras hacer la compra.

  2. Paysafecard

    Quienes seáis habituales de Correos probablemente habréis visto que éstos anuncian unas tarjetas de pago online denominadas “paysafecard”, un método de pago adecuado para los clientes del primer punto, pero que evita en gran medida todos los incordios de una transferencia.

    Su funcionamiento es sencillo, y se asemeja en gran medida a las gift card de Amazon o a las tarjetas de regalo de toda la vida. El cliente debe ir a un punto de venta de las tarjetas Paysafecard y comprar la que se adecue al valor de la compra que desee hacer; las hay de varios valores (10, 30, 50, 100, 200 o libre). Junto con la tarjeta de emite un código, que será el que el cliente emplee en la tienda online para realizar el pago. Es decir, de cara al vendedor funciona muy similar a un pago mediante tarjeta; es instantáneo.

    Podéis conseguirlas en cajeros de La Caixa y BBVA, o mediante la tienda oficial (Tiendaprepago.com); también mediante Hal-Cash o Trustly. En Correos tengo mis serias dudas de que sigan ofreciéndolas, pues en su web ya no hay referencia; pero peguntad, quizá haya lago que se me escapa.

  3. Tarjetas de débito y crédito

    Éste es el medio de pago más empleado en Internet; la forma que por defecto manejan todas las tiendas online del mundo (bueno, casi todas), y que más clientes lo utilizarán en vuestras tiendas online. Os cobrarán una comisión por cobrar de esta manera, pero es pequeña y merece la pena (depende del banco, pero ronda el 1% de la compra y un fijo de unos 10 o 15 euros al mes. También los hay que además de la comisión cobran un monto fijo por operación).

    Para poder tener este sistema necesitáis una pasarela de pago de un banco; para ello os pedirán ser autónomos o empresa. También es cierto que es una forma de la que mucha gente desconfía, y ahí es cuando el diseño y el servicio de la web entran en acción, pues hay que convencer al cliente de que no sois unos piratas.

  4. Paypal

    Este medio de pago se encuentra muy cerca de robarle el trono a las tarjetas, pues es masivamente empleado en Internet. Consiste en un método de pago y envío de dinero en el que los compradores y vendedores sólo tienen un dato: una dirección de email. Así es, en vez de un número de tarjeta de crédito o débido se emplea una dirección de email, que a su vez es el identificador de la cuenta dentro del sistema Paypal. En esa cuenta deberá haber dinero para poder presentar el email a la hora de hacer el pago (o también existe la posibilidad de que el importe se descuente al cliente más adelante de su cuenta o tarjeta). El asunto es que cobraréis inmediatamente.

    De igual manera también sirve como pasarela de pagos para aceptar tarjetas; es decir, que el cliente no necesita hacerse una cuenta en Paypal para poder pagar mediante este sistema. Si no la tiene y selecciona la opción Paypal, podrá pagar directamente con sus tarjetas.

    En ambos casos Paypal cobrará comisiones al vendedor, y no pocas precisamente. Pero bueno, es un sistema practico que “hay que tener” disponible.

  5. Contrareembolso

    Este sistema os permitirá recibir el pago cuando el cliente haya recibido la mercancía. El sistema es el siguiente: entregáis el paquete a Correos y rellenáis los datos del formulario de contrareembolso, llega el paquete al cliente y éste le paga al cartero o en la oficina; y finalmente Correos os paga a vosotros. Obviamente Correos cobra por este servicio, pero podréis cargarle un plus al cliente si escoge este medio. Otro problema que tiene es que no recibiréis el pago hasta pasado unos días; además de que si el cliente no admite el pedido os lo devolverán, sí; pero la comisión se la quedan.

  6. Trustly

    Ésta es una vía de pago un tanto peculiar, y que si me permitís la opinión, no tendrá mayor futuro. Me explico.

    El sistema funciona de la siguiente manera: el cliente realiza una compra y procede a pagar, selecciona la opción Trustly y ésta le pide que ingrese los datos de acceso a su banca online, el sistema acaba completando la operación. Para poder emplear este sistema hay que tener un servicio de banca online.

    ¿Por qué pienso que no funcionará? Sencillo, porque no da confianza. Y no digo a mi, que sí me fío, pues se que es una empresa seria, verificada y que no almacena esa información; pero una persona que no paga con tarjetas porque le da desconfianza, ¿va a dar sus datos de acceso a la banca online? No lo creo. Y es que quien tenga banca online puede sencillamente hacer una transferencia, contratar una tarjeta virtual o una monedero. Es decir, que no satisface a nadie, pero había que explicarla; y bueno, de cara al vendedor es una vía más.

  7. Domiciliación bancaria

    No es una vía muy frecuente de ver en las tiendas online, pues requiere de cierta confianza entre ambas partes y de una autorización por escrito. Eso sí, resulta muy útil para pasar pagos frecuentes a empresas o personas que estén subscritas a un servicio de cobro periódico. Ahora bien, esta opción también la ofrece Paypal, y sin los problemas y gastos que implica para el vendedor esta vía. Y es que para que os hagáis una idea, como vendedores no recibiréis el cobro hasta pasados 60 o incluso 90 días; depende de la entidad.

  8. Cheque bancarios

    Ya nadie utiliza esta vía para pagar al detal, pero ahí está. Básicamente consiste en que el cliente emita un cheque de gerencia en el banco o haga uno a mano con un talonario y os lo envíe para cobrar. Ya puestos es más sencilla y barata la transferencia bancaria.

  9. Bitcoins

    El bitcoin es una moneda virtual y criptográfica que no depende de ningún banco central y tiene un valor que fluctúa dependiendo del mercado. No es muy frecuente verla, pero ya hay sitios que la aceptan. El problema que tiene es que las fluctuaciones de su valor pueden ser muy fuertes, y de que no está respaldada por ningún organismo, sino simplemente por un sistema de criptografía desarrollado por una persona de la que nunca más se volvió a saber.

  10. Tarjetas prepago de la tienda

    Se trata de una opción muy interesante para fidelizar clientes y asegurar con anticipación unos ingresos. Mediante este sistema los clientes enviarán dinero por adelantado y podrán canjearlo por productos o servicios cuando deseen. Hay módulos específicamente ideados para llevar su gestión en Prestashop y las principales tiendas online.

  11. Pagos por mensajes de texto o llamadas a número de tarificación adicional

    Se trata del sistema de cobro que emplean en los números de teléfono eróticos, de tarot, de concursos de tele y demás. El cliente básicamente tiene que enviar un mensaje de texto con la palabra tal al número cual. La empresa que gestiona este servicio os pasará el pago a una cuenta bancaria, cobrando una comisión, claro. Hay una variante que emplea los números de tarificación adicional; vamos, los que os cobran un ojo de la cara por llamar. Pueden servir de medio de pago en Internet, pues móvil todo el mundo tiene a día de hoy y no hacen falta datos bancarios de cara al cliente. Hay muchas empresas que ofrecen este servicio, pero si queréis saber más buscad en Google “números de tarificación adicional” o “micropagos SMS”.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.